Muere Pedro Monje, el andaluz que amó Castilla

El artista sufría una enfermedad degenerativa

EL NORTEVALLADOLID

El escultor y ceramista Pedro Monje (Lopera, Jaén, 1945) ha fallecido esta mañana en Valladolid víctima de una enfermedad degenerativa contra la que llevaba muchos años luchando. El artista, que llevaba muchos años afincado en Valladolid, trasladó el alma andaluza a la frialdad y austeridad de la meseta. Su obra es definida por los expertos como una «excelente aproximación estética a su concepción filosófica de la vid. Destaca la importancia que se otorga al tema de la familia y a la maternidad, pero también incide en el cultivo físico y espiritual del cuerpo, representado en sus esculturas de atletas y lectores». Un perfecto ejemplo de este último es la escultura de los jugadores de rugby empujando el vaso de una fuente, que puede contemplarse en la Plaza de la Rinconada de su ciudad de adopción. 'Los colosos' lleva por nombre tal composición, que recabó elogios de todo tipo.

Desde que a los 19 años dejara su Jaén natal camino de Barcelona y del taller de Luis Muntaner, con el que empezaría su formación, Monje consolidó una carrera artística brillante y novedosa en la que no podía faltar el homenaje a los que como él tuvieron que salir de su tierra. 'Los emigrantes', una composición de tres figuras que le encargó su municipio natal, es una de sus grandes obras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos