Misa, convite y variedades para homenajear a las personas mayores de la villa piñonera

Francisco Yusta, Filomena Pardo, Conrado Sanz y Teresa Sanz fueron los vecinos más longevos que recibieron el reconocimiento del consistorio

C.CATALINAPEDRAJAS DE SAN ESTEBAN

Como cada 26 de diciembre, coincidiendo con el segundo dia de Pascua y la festividad de San Esteban Protomártir, el consistorio de la villa piñonera de Pedrajas de San Esteban dedico, como es tradicional, la jornada festiva del lunes, a las personas mayores del municipio. Y lo hizo como es costumbre con misa, convite y variedades.

La jornada comenzaba a las 12,30 en el templo parroquial donde tuvo lugar la Misa Pastorela, oficiada por el titular Domingo Olmo e interpretada por el Coro de Navidad bajo la dirección de Juan Carlos Herrera, una de las señas de identidad y de mayor raigambre de la Navidad pedrajera que a perdurado a través del tiempo y que cada año reúne a casi setenta personas de ambos sexos entre instrumentistas y voces, tras la cual tuvo lugar la adoración de al Niño Dios.

A continuación todos los mayores, junto con la corporación municipal, se trasladaron hasta el CEIP Virgen de Sacedon, en cuyo pasillo central, los más de 300 mayores fueron agasajados con un refrigerio servido por el personal laboral municipal, en el que no falto empanada, tortilla, callos, fiambre y pasteles.

Un segoviano y una palentina

Antes del convite tuvo lugar, en medio de emoción y lagrimas contenidas, el homenaje, previa salutación navideña del regidor pedrajero, Sergio Ledo Arranz, al hombre, a la mujer y al matrimonio más longevos del municipio. Reconocimiento que este año 2011 recayó en el apartado de hombre en la personas de Francisco Yusta Esteban, que el próximo marzo cumplirá 87 años y aunque nacido en la localidad segoviana de Chañe reside desde 1958 en la villa piñonera donde también lo hacen sus dos hijos.

En el apartado de mujer, este año el reconocimiento fue para Filomena Pardo García Martina, que el pasado mes de agosto cumplió 91 años. Madre de nueve hijos y nacida en la localidad palentina de Carbonera, en la comarca de Saldaña, su relación con la villa piñonera viene de antes de contraer matrimonio con el pedrajero Antonio García, pues tras unos años al servicio de la marquesa de Saldaña se traslado a Valladolid para hacerlo en la residencia capitalina de la acomodada familia Represa, quien era propietaria entre otras posesiones en Pedrajas de San Esteban y su entorno de la denominada Dehesa de Valviadero, donde conoció al que luego fuera su esposo y padre de la decena de hijos que ha llegado a tener.

Conrado y Teresa

Por último el reconocimiento al matrimonio de mayor edad lo fue para el formado por los pedrajeros, de nacimiento y residencia, formado por Conrado Sanz Manso y Teresa Sanz Sanz, ambos con 86 años cumplidos y 65 años de vida en común fruto de los cuales han tenido cinco hijos y una hija, precisamente este ultima la encargada de organizar la jornada lúdico-festiva dedicada a los mayores pues no en vano es la concejala responsable de participación ciudadana, bienestar social y mayores. Pareja sobradamente conocida y popular tanto en Pedrajas de San Esteban como en los alrededores ya que al tradicional oficio de carpintero de el, se suma el negocio hostelero que aun mantienen abierto, aunque regentado por uno de sus hijos varones, en la calle Giroteo del populoso barrio de San Juan, véase Corea, junto al parque Jardines de Castilla.

Festival de asociaciones

Tras el convite, mientras unos optaron por ir a jugar una partida al Centro de Dia y otros a casa para hacer tiempo, a las 18 horas tenía lugar en el auditorio del Centro de Cultura Eloy Arribas un festival de variedades protagonizado por las diferentes asociaciones y colectivos sociales y culturales locales, en el transcurso del cual tuvo lugar la entrega de premios y diplomas a las familias participantes en el Concurso de Belenes Familiares organizado por la Asociación Cultural de Mujeres Virgen de Sacedón.