Una embarazada rompe aguas en Valladolid justo antes de votar

La Guardia Civil somete a un control de alcoholemia a un vocal en Villablino

EL NORTEVALLADOLID

Una embarazada que acababa de romper aguas se quedó hoy sin poder votar en su colegio electoral, el Francisco Pino, situado en Valladolid capital, al llegar a sus puertas a las 8.55 horas y encontrarlo cerrado, ya que todos abrieron cinco minutos más tarde, de acuerdo con la normativa electoral vigente.

Según explicó el subdelegado del Gobierno en Valladolid, Cecilio Vadillo, la mujer no pudo esperar más y tuvo que seguir hacia el hospital sin haber podido meter las papeletas en las urnas.

Pero hay más. En Villablino, por ejemplo.

En la capital de Laciana la Guardia Civil impidió a un vocal llegar a su mesa electoral en Villablino (León) al dar positivo en un control de alcoholemia. Tras realizar la prueba, y ante los resultados, los agentes procedieron a inmovilizar el vehículo y a su conductor. La mesa se constituyó con normalidad con un vocal suplente.

También en la provincia leonesa, pero ahora en la capital, un taxista se negó a primera hora de esta mañana a formar parte de la mesa electoral para la que había sido designado alegando que, como trabajador autónomo, no podía ocupar este puesto ya que tenía que continuar trabajando durante esta jornada.

Según explicó el subdelegado del Gobierno en León, Francisco Álvarez, se le recordaron a este ciudadano las obligaciones de participar en esta tarea, por lo que accedió posteriormente a formar parte de la mesa electoral que le había sido designada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos