El palentino Javier Villán gana el Premio de la Crítica de Castilla y León

El jurado destaca que su lectura supone una "experiencia embriagadora" y la consideran "una obra maestra" que será "de referencia"

ICALSALAMANCA
La Fundación Instituto Castellano y Leonés de la Lengua y Salamanca Ciudad de Cultura dan a conocer el ganador del IX Premio de la Crítica de Castilla y León. En la imagen, de izquierda a derecha, Antonio Sánchez Zamarreño, Carlos Aganzo, y Gonzalo Santonja. Ical/
La Fundación Instituto Castellano y Leonés de la Lengua y Salamanca Ciudad de Cultura dan a conocer el ganador del IX Premio de la Crítica de Castilla y León. En la imagen, de izquierda a derecha, Antonio Sánchez Zamarreño, Carlos Aganzo, y Gonzalo Santonja. Ical

El autor palentino Javier Villán resultó hoy el ganador del IX Premio de la Crítica de Castilla y León por su trabajo 'Aquelarre de sombras', un libro de poesía "llevado al límite", según destacó Antonio Sánchez Zamarreño, miembro del jurado, quien además explicó que ofrece con su lectura "una experiencia embriagadora".

Sánchez Zamarreño afirmó además que se trata de una obra "muy dura", que narra un "momento terrible" como es cuando ya no se controla el cuerpo y cuenta las "vivencias de una grave enfermedad y de un cuerpo derrotado".

La estructura recuerda a la obra de Rafael Alberti del año 1929 'Sobre los ángeles' y en este poemario, apuntó, también se convoca a una serie de sombras, buenas y malas, envidiosas, para realizar un "diálogo con el cuerpo, que ya está privado de la voluntad del hombre", aunque el sujeto si tiene consciencia.

Por todo esto, opinó que se trata de una "obra maestra" que va a ser "una referencia", ya que ha sido elegida como la mejor, entre obras verdaderamente bellas.

De hecho, mostró su satisfacción porque el trabajo de Villán haya sido premiado, por estar encuadrado en el género casi más invisible de todos y honra al premio la selección de este poemario.

Del mismo modo opinó uno de los copresidentes del jurado, Gonzalo Santonja, quien detalló que no se había producido un fallo a favor de este género, desde el año 2004, cuando se le entregó el Premio de la Crítica de Castilla y León a la obra Arden las pérdidas, de Antonio Gamoneda.

Por último, el otro de los copresidentes del jurado, Carlos Aganzo, resaltó la calidad de todos los finalistas de esta edición, de la que aseguró ha reunido la mejor cosecha de todos los años, así como valoró la entrada en la final de autores jóvenes.

En total eran diez los escritores que concurrían a la final de esta novena edición del Premio de la Crítica, galardón creado por la Fundación Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, y organizado en colaboración con la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura, para premiar la obra de un escritor de Castilla y León.

Rubén Abella, con 'Los ojos de los peces' (Menoscuarto); Gonzalo Calcedo, con 'El prisionero de la avenida Lexington' (Menoscuarto); Carlos Contreras, con 'Cartografía del verbo' (Fundamentos); Jesús Ferrero, con 'Balada de las noches bravas' (Siruela); Luis García Jambrina, con 'El manuscrito de nieve' (Alfaguara); José Ángel González, con 'Ojos que no ven' (Anagrama); 'Gustavo Martín Garzo, con 'Tan cerca del aire' (Plaza Janés); Ana Merino, con 'Curación' (Visor); Emilio Pascual, con 'El número de la Bella' (Valnera) y Javier Villán, con 'Aquelarre de sombras' (Calambur), quien resultó ganador del certamen.

En sus anteriores ediciones, este premio ha recaído en autores de Castilla y León de reconocido prestigio y amplia trayectoria profesional como Luciano González Egido, Antonio Gamoneda, Raúl Guerra Garrido, Óscar Esquivias, Adolfo García Ortega, Juan Manuel de Prada, Luis Mateo Díez y Abel Hernández.

El autor

Javier Villán Zapatero (Torre de los Molinos, Palencia, 1943) es escritor y crítico taurino y teatral.

En poesía ha publicado obras como Parábolas palentinas; Indicios y desmemorias; El fulgor del círculo; Sonetos de la impostura y El corazón cruel de la ceniza (Antología poética, 1975-2006).

También es autor del diccionario y ensayo Umbral de la escritura absoluta, el libro de viajes Rumbo a Santiago: crónica viva del camino y el libro de juegos Tole, catole, cuneta, además de colaborar en El libro del mus.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos