El Tren de las Emociones reivindica la continuidad de la línea convencional Segovia-Madrid

Alrededor de 150 personas han participado en el viaje de ida y vuelta a El Espinar

EL NORTESEGOVIA
Vecinos disfrazados antes de subir al tren. Foto: Antonio Tanarro/
Vecinos disfrazados antes de subir al tren. Foto: Antonio Tanarro

El alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, ha cortado esta mañana en la antigua estación de Renfe la cinta inaugural del viaje organizado por la Asociación Cultural Plaza Mayor para recordar cómo se utilizaban los trenes en las pasadas décadas.

Antes de salir hacia la estación de El Espinar, las 150 personas que han participado en la iniciativa han escuchado las coplas de Fernando Ortiz, componente de Nuevo Mester de Juglaría, delante de la placa que recuerda desde 1988 el centenario de la línea Segovia-Villalba.

Las coplas reivindicaban el mantenimiento de la línea convencional para que coexista con la del AVE, y tanto el alcalde segoviano como el de El Espinar, David Rubio, han declarado que la comparten los dos ayuntamientos y todos los situados a lo largo del recorrido entre Segovia y Madrid.

En el viaje han participado varios personajes ataviados con las ropas típicas de los años 50 y 60 y de oficios ya perdidos, como el limpiabotas, el revisor ferroviario, el caramelero, una pareja de la Guardia Civil con carabina y el antiguo capote, la mujer que viajaba con el delantal y haciendo punto, los labriegos con traje de pana llevando la hogaza de pan y el chorizo o un cantante con traje de satén.

Al llegar a El Espinar, a la estación de San Rafael, los viajeros del Tren de las Emociones han sido recibidos por el alcalde, David Rubio, que les ha acompañado en la visita a la estación, donde se han mostrado en una efímera exposición varios antiguos objetos ferroviarios mientras los viajeros han degustado bollos y pastas por gentileza de Pastelería Yagüe antes de regresar a Segovia.

Fotos

Vídeos