Renfe garantiza “la continuidad” de los talleres de Valladolid con una Base de Mantenimiento Integral

Esta sede se ocupará desde 2012 del mantenimiento de primer y segundo nivel de los Trenes de Alta Velocidad S-103 y será el centro de reparación de componentes de todo el parque de Renfe

ICAL
Renfe garantiza “la continuidad” de los talleres de Valladolid con una Base de Mantenimiento Integral

Renfe reorientará de aquí a 2010 su área de negocio industrial, denominada Integria, para dar un salto cualitativo y cuantitativo en la fabricación y mantenimiento de maquinaría que implicará establecer en Valladolid la sede de la Gerencia de Mantenimiento Integral para el norte de España, una garantía de continuidad para los talleres vallisoletano, según dijo hoy el director general de fabricación y mantenimiento de la empresa ferroviaria, Avelino Castro.

La Gerencia de Valladolid coordinará toda la actividad de los talleres ubicados en la zona norte del país que dan trabajo a 842 personas- y sus instalaciones se mantendrán como referente con influencia en todas las líneas de negocio de la división industrial de Renfe, que se reestructurará para garantizar la sostenibilidad económica de la empresa sobre la base de la eficiencia y la productividad, según Castro.

La Gerencia de Mantenimiento Integral Norte coordinará toda la actividad de los talleres en las comunidades del País Vasco, Navarra y La Rioja, además de las provincias de Zamora, Salamanca, Palencia y Burgos, lo que refuerza el papel de Valladolid, según la empresa.

La Base de Mantenimiento Integral (BMI) de Valladolid -una nueva figura que sustituye a la antigua TCR- tendrá influencia en todas las líneas de negocio de Integria: mantenimiento del parque de Renfe, reparación de componentes estratégicos y secundarios y trabajos industriales de fabricación y transformaciones.

A partir de 2012, con la puesta en marcha de los nuevos talleres de Valladolid, Renfe Integria asignará a la BMI vallisoletana el mantenimiento de primer y segundo nivel de los trenes de alta velocidad S-103, los trenes AVE que Renfe explota fundamentalmente en la conexión Madrid-Barcelona, y el mantenimiento del primer nivel de la serie 594.

Además, de grandes reparaciones de trenes convencionales y de alta velocidad y trabajos de transformación o fabricación, la BMI de Valladolid será el centro de reparación de componentes de todo el parque de trenes de Renfe, destacó Avelino Castro.

Los nuevos talleres tendrán una superficie de 70 hectáreas y contarán con accesos desde los sentidos de Palencia y Madrid y con tres nuevas vías que permitirán el tratamiento diario de seis trenes AVE o doce trenes convencionales, explicó Castro.

Para estas nuevas tareas, Renfe adaptará los recursos humanos a las nuevas tecnologías y los nuevos trenes. Así, a partir de septiembre los trabajadores de los talleres vallisoletanos viajarán a Toledo para formarse.

El traslado del área industrial de los talleres actuales, abiertos hace 150 años, en la época del vapor, a las nuevas ubicaciones, será un proceso complejo, puntualizó Castro, en el que Renfe tratará de no perder horas productivas. Hemos cumplido 150 años en Valladolid y vamos a poner las bases para cumplir otros 150, recalcó.

Con esta reorientación, las instalaciones de Valladolid no perderán capacidad y seguirán siendo el máximo exponente de taller, remarcó el director general de fabricación y mantenimiento, convencido de que este movimiento convertirá a Valladolid en el centro neurálgico del área norte.

Cambio de categoría

Sobre la nueva calificación de los talleres de Valladolid -que pasan de la categoría A a la A1-, Avelino Castro declaró que la nueva categoría obedece a un criterio empresarial ligado a las primas. En ese sentido, recordó que los acuerdos en la carrera profesional, firmados en la Mesa de desarrollo profesional del pasado 29 de marzo, supondrán un nuevo marco de relaciones laborales que implicará un nuevo sistema de grupos profesionales y jornadas de trabajo adaptadas a las necesidades de los clientes. Estos nuevos acuerdos modificarán el sistema salarial, que pasará de ser de primas a objetivos.

La reestructuración de Renfe Integria, que mueve al año 620 millones de euros, pasa por convertirla en único referente mundial capaz de integrar todas las tecnologías existentes en el mercado. Así fabricará trenes para España pero también reforzará la venta y el alquiler con mantenimiento de máquinas en el extranjero. En la actualidad, ya hay relaciones comerciales con Portugal y se ha empezado a tantear en consorcio los mercados de Egipto, Arabia Saudí y EEUU.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos