El Concejo de Aguederas reclama el arreglo de la antigua casa consistorial

Propone recuperarlo «poco a poco» para que pueda volver a acoger algunas actividades relacionadas con las tradiciones del barrio

M. A. LÓPEZSEGOVIA.
Antigua Casa Ayuntamiento de Zamarramala. ::
                             M. A. L./
Antigua Casa Ayuntamiento de Zamarramala. :: M. A. L.

La casa tiene más de 200 años, dos plantas, una escalera exterior y un ático. De su pasada función conserva una modesta placa de cerámica en la que se lee Casa de Ayuntamiento y otra, más grande, que recuerda en la fachada al homenaje que tributó el pueblo en 1918 a uno de sus vecinos, el teniente coronel de artillería José Sanz. Ahora no tiene uso y está en mal estado; desde que las actividades se trasladaron al nuevo centro cívico del barrio se utiliza para poco más que almacén. El Concejo de Aguederas de Zamarramala ha solicitado al Ayuntamiento de Segovia que arregle el edificio «paso a paso, poco a poco, porque entendemos los problemas financieros y las limitaciones que tienen en este momento», explica su secretaria, Mari Cruz Velasco.

La petición la escuchó el alcalde la semana pasada, cuando las zamarriegas presentaron el programa de actos de la fiesta de Santa Águeda. Pero Pedro Arahuetes no pudo darles una respuesta. Las aguederas reconocen que en poco tiempo el Ayuntamiento ha dotado al barrio de un centro cívico que acoge muchas actividades y ha arreglado las calles, muchas casi impracticables. Pero advierten de que la antigua casa consistorial, «seña de identidad del pueblo y en el corazón de los zamarriegos desde hace muchos años», puede arruinarse del todo si no tiene un uso.

Mari Cruz Velasco señala que llevan años esperando un proyecto que restaure el edificio. Cree que lo más urgente es arreglar el tejado antiguo, montado sobre cabrios de madera y cubierto con tejas unidas con barro, si bien considera que la actuación debe comprender todo el inmueble.

Cuando esté arreglado no faltarán actividades para ocuparlo. El Concejo de Aguederas ha considerado que debe volver a acoger muchas de las relacionadas con las tradiciones y costumbres de Zamarramala, estudiadas y descritas en varios trabajos becados por la Universidad de Valladolid. La indumentaria tradicional, los actos en torno al Lignum Crucis y a la Hermandad del Cristo de las Cinco Llagas tienen cabida en el edificio. Las zamarriegas van a insistir para que se recupere. «Y tenemos mucha paciencia», advierte Velasco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos