La Guardia Civil desmantela un pequeño zoo privado en una finca

El propietario tenía 91 animales silvestres y domésticos, entre los que se encontraba un ñandú, considerado una especie protegida

EL NORTE| PALENCIA
Ñandú localizado por la Guardia Civil en el zoo ilegal. / EL NORTE/
Ñandú localizado por la Guardia Civil en el zoo ilegal. / EL NORTE

Una patrulla de la Guardia Civil del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de Herrera de Pisuerga ha denunciado a un vecino de la localidad de Revenga de Campos como presunto autor de varias infracciones legales relacionadas con la caza y el medio ambiente, al haber hallado un pequeño zoo privado en una finca cerrada de su propiedad.

La investigación que ha terminado con el desmantelamiento de este zoo que carecía de las oportunas autorizaciones administrativas se inició cuando la patrulla del Seprona efectuaban un servicio de vigilancia medioambiental por el término municipal de Revenga de Campos y observaron en una finca cerrada una agrupación de animales.

Al interpelar al propietario sobre los animales, éste argumentó que era un pequeño zoo que tenía como entretenimiento, por lo que le fue solicitada la documentación preceptiva para la tenencia de dichas especies animales, de la que carecía el vecino de Revenga de Campos denunciado.

Ocas y patos

La Guardia Civil encontró en el recinto 91 animales de diferentes especies, tanto silvestres como domésticos, siendo los más llamativos: cuatro ocas; cinco patos corredor indio, cinco codornices, dos patos tarro canelo; dos patos tarro blanco; dos emues, seis faisanes y dos gallinas luchador ingles moderno, entre otros.

En este pequeño zoo, como lo denominó su propietario en su contestación a la Guardia Civil, se localizó también un ñandú, una especie incluida como especie protegida por el convenio Cites -Apéndice I relativo a las especies protegidas-, por encontrarse en periodo de extinción.

La Guardia Civil le decomisó el ñandú, que fue puesto a disposición del delegado provincial de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria en Palencia (Oficina Principal Aduanas e Impuestos Especiales), aunque quedó en poder del denunciado hasta que se disponga su último destino, según datos facilitados ayer desde la Subdelegación del Gobierno de Palencia.

Asimismo, se han formulado las correspondientes denuncias para su remisión a la autoridad por una infracción a la Ley 12/95 de Represión del Contrabando, que penaliza la tenencia de animales no autóctonos sin la correspondiente documentación que ampare su legal procedencia, al no haber podido presentar factura.

La Guardia Civil también ha formulado denuncias contra el propietario de los animales para su posterior envío a la Delegación Territorial de la Junta por una infracción a la Ley 4/96 de Caza en Castilla y León, por la tenencia de especies cinegéticas y exóticas sin la autorización administrativa.

Además, al denunciado se le considera supuestamente responsable de haber infringido la Ley 6/94 de Sanidad Animal de Castilla y León y la Ley 11/2003 de Prevención Ambiental de Castilla y León.

Fotos

Vídeos