Un punto para empezar

El Palencia regresó a Segunda B con un empate sin goles en el campo del Compostela, otro recién ascendido que aguantó los envites de los morados

MANEL GONZÁLEZ (GECA SPORT)| SANTIAGO DE COMPOSTELA
El centrocampista del Palencia Benjamín avanza con el balón controlado ante el acoso de varios jugadores gallegos. /OTTO ROCA - GECA SPORT/
El centrocampista del Palencia Benjamín avanza con el balón controlado ante el acoso de varios jugadores gallegos. /OTTO ROCA - GECA SPORT

Compostela y Palencia se repartieron los puntos en un partido muy táctico, aburrido de solemnidad para el espectador y, como evidenció el resultado, con escasas oportunidades de gol. Por lo tanto, los dos contendientes partirán esta temporada desde la mitad de la tabla clasificatoria, un hecho que firmarían ambos conjuntos al término de la Liga por su condición de recién ascendidos.

En la primera parte, ambas escuadras se buscaron las cosquillas sin suerte. Los dos equipos jugaron a no perder y lo consiguieron. De esta forma, y hasta el primer cuarto de hora, no se disfrutaría de la primera oportunidad de la tarde. El delantero local Kelvin, que permaneció lento y despistado a lo largo del partido, recibió en punta un balón que controló perfectamente, se zafó de sus dos defensores de un plumazo y con todo el área por delante decidió probar, pero le salió un disparo muy flojo.

En esta primera mitad, el más peligroso de los locales fue Centrón. El futbolista local se dejó la piel en el terreno de juego, y le imprimió chispa al choque. A él se sumaron los pases de Gonzalo. En las filas moradas, Paulino fue el hombre más incisivo. El resto del equipo careció de falta de frescura. El esfuerzo ante el Deportivo Alavés del pasado miércoles pesó en la cabeza y en las piernas de algunos futbolistas que vagaron por el campo, como Agostinho.

Pasada la media hora de juego, llegaría la mejor ocasión de los gallegos. Otra vez el nigeriano Kelvin sería el protagonista. En una muy buena combinación colectiva en el área de Rebollo, el africano volvió a pecar de lentitud.

Gana el fútbol

Tras la reanudación, de nuevo Kelvin pudo disfrutar de otra manifiesta aproximación de gol. El delantero inició una galopada llena de potencia y, perseguido por tres adversarios, conectó un derechazo que se marchó alto. Acto seguido, vendría una de las acciones más espectaculares del compromiso. Volea maravillosa de Jimmy, que obligó a Rebollo a lucirse. El enfrentamiento, por lo menos, tenía mejor pinta. De hecho, las líneas se abrieron y el espectador lo agradeció. El Palencia fue más incisivo. A la gran ocasión de Jimmy, replicó Paulino. Desde la frontal, el centrocampista estuvo a punto de abrir el marcador en un lanzamiento que rozó el poste. Hubiese sido injusto porque ninguno de los dos mereció más. Pudo ser diferente si Gonzalo no hubiera estrellado en la madera un golpe franco. Nada más lejos de la realidad. En el tramo final, el ritmo ascendió y el Palencia tuvo la opción de llevarse los tres puntos merced a un par de oportunidades que pudieron mejorar su retorno a Segunda B.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos