Un chupinazo de campeonato

Cientos de personas disfrutaron del comienzo de las fiestas en la plaza de España

A. O.| PEÑAFIEL
/ FIRMA/
/ FIRMA

Qué mejor elección para dar el pistoletazo de salida a unas fiestas de campeonato, que la de todo un campeón europeo de atletismo, Álvaro Rodríguez. Este joven, de orígenes peñafielenses, fue ayer el encargado de encender la mecha del cohete con cuya explosión se dieron por inauguradas oficialmente las fiestas de Nuestra Señora y San Roque de Peñafiel.

Asomado a uno de los balcones consistoriales con vistas a la plaza de España, a las doce en punto del mediodía y ante la atenta mirada de cientos de personas que clavaban sus ojos en el artefacto pirotécnico, al gran atleta vallisoletano no le tembló el pulso ni la voz lo más mínimo a la hora del lanzamiento, y en el momento de gritar a los cuatro vientos: «¡Peñafielenses, peñafielenses, pasadlo bien y felices fiestas!».

Momento éste en el que se desató la alegría contenida de los muchos vecinos y visitantes congregados a sus pies, alguno de ellos aplicándose de forma compulsiva tratamientos intensivos de belleza corporal a base de huevos, de harina y de gaseosa, principalmente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos