Ibarretxe critica un «matrimonio» que «da la espalda a la sociedad vasca», que será quien pague sus «trifulcas»

El lehendakari saliente insiste en que el PNV ha ganado las elecciones y acusa al PSE y PP de una "estrategia" para "desalojar" al PNV de Ajuria Enea

REDACCIÓNMADRID/BILBAO
El lehenkari Juan José Ibarretxe pronuncia su discurso mientras su rival, Patxi López, sonríe. / Afp/
El lehenkari Juan José Ibarretxe pronuncia su discurso mientras su rival, Patxi López, sonríe. / Afp

El discurso más esperado del día, contra toda lógica, no era el del próximo lehendakari, sino el del lehendakari saliente. La incógnita residía en si Juan José Ibarretxe iba a pronunciar unas simples palabras de despedida o si, por el contrario, se atrevería a exponer las líneas de actuación de un gobierno que no tiene ninguna posibilidad de salir adelante. Ibarretxe ha sido osado y ha presentado su candidatura, aunque la incógnita sobre su futuro sigue abierta.

Su intervención ha comenzado insistiendo en que el PNV fue el ganador de las elecciones autonómicas, algo que la ciudadanía vasca expresó "con nitidez", "al margen de las lecturas políticas" que, a su juicio, "hagan algunos". Por eso ha recalcado que el PSE y el PP han "perfeccionado su estrategia", iniciada en 2001, para "desalojar al PNV" de Ajuria Enea, haciendo uso de la Ley de Partidos.

En su discurso, el candidato del PNV ha dedicado gran parte de su tiempo a criticar el pacto entre PP y PSE, que ha calificado de una "cruzada para destruir" y un "intento serio de anulación de nuestra propia identidad nacional", y les ha acusado de formar un "matrimonio" que da la "espalda a la mayoría de la sociedad" y cuyas "trifulcas -que asegura que llegarán tras la "noche de bodas"- las tendremos que pagar los demás". A ellos, que constituirán un gobierno "frentista, débil e inestable", les ha lanzado una advertencia: "Nos tendrá enfrente quien pretenda destruir el camino recorrido y subordinar los intereses de Euskadi a los intereses de España".

Una candidatura sin futuro

Ibarretxe ha defendido que su candidatura está "avalada por el resultado democrático del 1 de marzo" y ha explicado que la presenta "por respeto a la mayoría democrática que nos respaldó y para que se visualicen con claridad dos modelos de país". "No seré yo quien ponga en duda la legalidad del señor López para llegar a la presidencia con los votos del PP, pero la legitimidad social de las urnas avala mi candidatura", ha planteado.

Ibarretxe ha querido también recordar los ejes fundamentales de su programa político que pasa por, además de profundizar en el autogobierno y defender el derecho a decidir, "salir los primeros de la crisis", impulsar políticas sociales, desarrollar una identidad cultural y educativa, y construir la paz. En este sentido, ha opinado que "juntos vamos a encontrar la solución para que ETA desaparezca para siempre de nuestras vidas", objetivo que, en su opinión, podría lograrse "a través de un final dialogado, si ETA muestra previamente su voluntad de poner fin a la violencia".

El lehendakari en funciones, que ha tomado la palabra después del candidato socialista, ha vuelto a defender la Ley de Consulta y el denominado 'Plan Ibarretxe', al opinar que, "tarde o temprano, si queremos arreglar las cosas, tendremos que retomarlos". Ha terminado su discurso sin desvelar su futuro política y trasladando a López que "le mostraré mi respeto y la consideración que ustedes no han tenido conmigo tras las elecciones del 1 de marzo".