Patxi López es elegido primer lehendakari no nacionalista e Ibarretxe anuncia su retirada política

El dirigente socialista recibe los apoyos del PSE, el PP y UPyD

REDACCIÓN VITORIA
Juan José Ibarretxe felicita al nuevo lehendakari tras la votación en el Parlamento de Vitoria. / Telepress/
Juan José Ibarretxe felicita al nuevo lehendakari tras la votación en el Parlamento de Vitoria. / Telepress

El cambio se ha hecho efectivo en el País Vasco: Patxi López se ha convertido en el primer lehendakari no nacionalista con los votos del PSE, PP y UPyD. El otro aspirante que había presentado su candidatura en el debate de investidura, Juan José Ibarretxe, ha aprovechado la última intervención para anunciar su retirada política. Una nueva etapa ya está en marcha con el compromiso del nuevo presidente: "Seré el lehendakari que esté día a día frente a ETA".

Patxi López ha sido investido lehendakari de Vitoria con los 25 votos de su partido, los 13 del PP, además del apoyo del único parlamentario de UPyD. El de Ezker Batua se ha abstenido y el resto (PNV, EA y Aralar) han votado a favor de Ibarretxe, que se ha convertido en el otro protagonista de la histórica jornada al anunciar que se retira de la política.

La sesión se ha prolongado desde las 9.30 hasta pasadas las 20 horas. Ha abierto el fuego Patxi López. En su primer discurso, que ha durado 80 minutos, ha pedido la "confianza" de los parlamentarios para abrir "un nuevo tiempo político en Euskadi, un tiempo para avanzar, un tiempo de apuesta por su desarrollo, de diálogo social para hacer frente a la crisis y de diálogo contra el terrorismo". Para ello, ha dejado claro que el gobierno que quiere presidir, que trabajará "por una Euskadi de todos, hecha por todos", "tendrá siempre la mano tendida hacia todos aquellos que quieran colaborar". Así, se ha comprometido a "defender los intereses de todos los vascos y todas las vascas, especialmente los de los más desfavorecidos, y a hacer de Euskadi "un país que no clasifique a las personas por su procedencia, su lengua, su partido o la iglesia a la que acuda".

La lucha contra ETA, su prioridad

López se ha marcado como prioridad en esta legislatura acabar con la banda terrorista y por eso ha pedido el apoyo de todas las fuerzas parlamentarias "sin excepción" para "diseñar una estrategia compartida y conseguir su deslegitimación social". "Yo seré el lehendakari que estará día a día frente a ETA", ha asegurado. Según ha explicado, su objetivo es lograr "la paz con generosidad, pero sin precio político", y ha subrayado que hoy "estamos más cerca del final de ETA, pero no lo hemos logrado todavía".

El nuevo presidente del Gobierno vasco ha dicho que hoy se puede decir "que la tenacidad de la democracia ha llevado a ETA a la posición más débil de su historia, por mucho que todavía tenga capacidad de matar como ha demostrado en el último año con los asesinatos viles y cobardes del empresario Inaxio Uria en Azpeitia, del brigada Luis Conde en Santoña, del agente de la Guardia Civil Juan Manuel Piñuel en Legutiano y de nuestro compañero Isaías Carrasco en Arrasate-Mondragón". "Hoy quiero rendir a todos ellos y a todas las víctimas del terrorismo el homenaje de quien sabe que este país no se construirá nunca sobre el olvido, sino sobre la memoria de todos aquellos que fueron injustamente asesinados, porque todos ellos forman parte de la esencia misma de Euskadi, por representar su diversidad y defender sus valores democráticos", concluyó.

Tras el discurso de López, le ha tocado el turno a Juan José Ibarretxe, que también presentaba su candidatura aunque sabía de antemano que no conseguiría los apoyos suficientes. El lehendakari saliente ha dedicado la mayor parte de su tiempo a criticar un "matrimonio", el formado por el PSE y PP, que da la "espalda a la mayoría de la sociedad", y cuyas "trifulcas -que asegura que llegarán tras la "noche de bodas"- las tendremos que pagar los demás".

La postura de los grupos

El pleno se ha retomado a las tres y media de la tarde. El primero en hablar ha sido Gorka Maneiro de UPyD, que ha señalado que los votos que recibió su formación "forman parte de la ola imparable que reclama que el nacionalismo pase a la oposición y que se gobierne atendiendo al respeto constitucional, al Estatuto y al Estado de Derecho". Por eso, ha pedido al candidato socialista que "haga que suceda la alternativa y no se conforme con la alternancia". Después Mikel Arana, parlamentario de Ezker Batua-Bedeak, ha mostrado su desacuerdo por el entendimiento entre PP y PSOE porque "la compañía del PP es mala para la pluralidad, la transversalidad, el diálogo, la convivencia y la libertad, tanto en Madrid como en Euskadi".

El líder del PP, Mariano Rajoy, ha llegado sin hacer declaraciones mientras hablaba el parlamentario Jesús María Larrazábal, de Eusko Alkartasuna, que ha iniciado su intervención con un pequeño rifirrafe con la presidenta de la Cámara, Arantxa Quiroga. Larrazabal ha querido utilizar la expresión "partidos antagónicos" para describir el PSE y al PP asegurando que es la misma expresión que había utilizado horas antes la presidenta y ésta le ha pedido que no utilice o ponga expresiones en su boca porque no puede replicarle. "El cambio de ustedes va a ser un cambio a peor", decía dirigiéndose a Patxi López. A continuación ha intervenido la portavoz de Aralar, Aintzane Ezenarro, que ha tachado de "frentista" el futuro Gobierno y ha advertido de que el derecho a decidir del pueblo vasco "seguirá estando en el centro de la agenda política aunque insistan en esconderlo".

Acto seguido ha sido el turno del PP. Su presidente en el País Vasco, Antonio Basagoiti, ha criticado el discurso previo de Ibarretxe y ha apuntado que "los politicos tenemos que estar en la dinámica del encuentro. Euskadi no puede construirse a fuerza de destruir y romper". Tras reiterar su apoyo al PSE, como quedó reflejado en el pacto postelectoral, ha insistido en que "tiene que ser la legislatura de la conviviencia, del entendimiento entre vascos". El portavoz parlamentario del PSE, José Antonio Pastor, también ha aprovechado su intervención para criticar a Ibarretxe por su discurso de despedida con "amargura, rencor y resentimiento". Las intervenciones de los grupos, antes de las réplicas de los dos candidatos, las ha cerrado el portavoz del PNV, Joseba Egibar, que ha emplazado a quienes "lloran" a Ibarretxe, a convertir "su enfado en energía" para demostrar "la fuerza" de la formación peneuvista dentro de dos años, en referencia a las elecciones municipales y forales, y "responder a la estrategia de Estado" del PSE-EE y PP.

En las réplicas se han repetido los mismos argumentos. La única novedad ha llegado con el adiós político de Ibarretxe. Su despedida marcaba el inicio de una nueva etapa política en el País Vasco.

Fotos

Vídeos