«He visto jugar 6.000 euros a las chapas»

PATRICIA GONZÁLEZ| ZAMORA
Pedro Prieto. / FRAN JIMÉNEZ/
Pedro Prieto. / FRAN JIMÉNEZ

A Pedro Prieto le apasiona el juego de las chapas desde que era niño. En Semana Santa, varios municipios de la región reciben autorización para este juego, que el resto del año está prohibido.

-¿Qué es el juego de las chapas?

-Es una tradición de Semana Santa en muchas localidades de la región. Para jugar se utilizan dos monedas de cobre de 10 céntimos y de la época de Alfonso XIII, las llamadas 'perras gordas'.

-Además de eso, ¿qué se necesita?

-Sin lugar a dudas, el baratero, que es la persona encargada de llevar el orden y pago de las mismas, es como el crupier del juego, recibiendo a cambio un porcentaje del dinero apostado.

-¿Cuál es el proceso?

-Los apostantes se reúnen en círculo, con el baratero en el centro. Las apuestas se hacen a caras o a cruces. Las chapas se colocan cruz con cruz y se lanzan al aire las monedas, lo más vertical y horizontalmente posible. Si al caer al suelo salen caras, ganan los que hayan apostado a caras. Si salen cruces, los que hayan apostado a cruces. Si caen cara y cruz, no gana nadie y se repite la jugada. El jugador que inicia la jugada, si acierta en su apuesta, sigue lanzando las chapas hasta que falle, pasando entonces el turno a otro apostante de signo distinto. No hay límite de dinero ni tiempo.

-¿Cuál es la cantidad más elevada que se ha llegado a jugar en su establecimiento?

-6.000 euros, hace dos años.

-¿Le han multado alguna vez por no cumplir la normativa?

-No, por eso no; pero sí que el pasado año me multaron por poner unos carteles donde anunciaba el juego, algo que no entiendo, ya que es una tradición. Además, me parece fatal que dejen anunciar bingos y otras apuestas y loterías del Estado y nadie diga nada y no se les multe.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos