La asociación de usuarios de las lanzaderas critica que Renfe retrase el refuerzo de los Avant

Luis Arias asegura que 10.000 personas que trabajan en Madrid esperan el servicio para volver a vivir en Valladolid

CLARA SAAVEDRA| VALLADOLID
Participantes en el programa 'Área Valladolid'. / H. SASTRE/
Participantes en el programa 'Área Valladolid'. / H. SASTRE

El mes de abril estaba fijado por Renfe para potenciar el servicio de Avant entre Valladolid y Madrid, aún así, desde la asociación de usuarios AVE-Valladolid aseguran que están comprando billetes incluso para el próximo mes de mayo y no hay rastro de los nuevos horarios. Su presidente, José Luis Arias confirmó ayer en el programa 'Área Valladolid' de Punto Radio que la oferta es claramente insuficiente, llegando a señalar que a día de hoy existe una plaza por cada 1.100 habitantes y en horarios que no se adaptan a la mayoría de las necesidades de los usuarios.

Desde el PSOE, el diputado por Valladolid Emilio Álvarez Villazán mostró su disconformidad por la sustitución de trenes Ave por lanzaderas y recordó que entre los planes de la operadora está el duplicar la capacidad de los Avant en horas punta, algo que hasta el momento, apuntó, no se ha podido hacer por motivos técnicos, ya que no se pueden unir dos cabinas hasta que no tienen 70.000 kilómetros.

Por su parte, el vicesecretario de comunicación del Partido Popular en Valladolid, Jesús García Galván calificó de «desidia» la gestión del gobierno central. «No se puede alegar que son problemas de ajuste, cuando estas dificultades no existen en otras ciudades donde el servicio se ha puesto en marcha a la vez que en Valladolid», argumentó.

Volver a la capital

La asociación de usuarios apunta que «el camino está abierto», pero que queda mucho que avanzar. Recuerdan que algunos estudios demuestran que en los últimos años hay 10.000 vallisoletanos que se han ido a Madrid en busca de empleo y que esperan que este servicio se mejore para regresar a vivir a la capital vallisoletana.

Arias destacó la línea Lérida-Barcelona, puesta en marcha tres meses después de la Madrid-Valladolid y que cuenta con doce frecuencias de servicios Avant, el doble que la línea vallisoletana. Por ello, desde la asociación criticaron el «oscurantismo» de Renfe, que les trata «como clientes, en vez de usuarios».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos