Ayuntamiento y Junta resuelven las discrepancias urbanísticas entre las DOTSE y el PGOU

F. A.| SEGOVIA

La colisión entre las Directrices del Ordenación del Territorio de Segovia y su Entorno (DOTSE) y el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Segovia ya está resueltas, según informó ayer el concejal de Urbanismo. El Pleno estudiará mañana una modificación puntual de las DOTSE que resuelve sus discrepancias con el PGOU, que afectaban principalmente al entorno de Zamarramala.

La solución, negociada entre la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento, permitirá la construcción del nuevo cementerio al norte de este barrio y la ampliación de su área urbana hacia el este, hacia La Lastrilla; la conexión de las urbanizaciones de los altos de Parador, en La Lastrilla, con los viales de Segovia; la recalificación como zona verde de los altos del Pinarillo, y el crecimiento del núcleo de Revenga hacia el sur, hacia el embalse de Puente Alta.

Según Aragoneses, la estrecha colaboración con la Dirección General de Urbanismo permitirá que en seis u ocho meses se apruebe inicialmente el Plan Especial de Áreas Históricas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos