'La vida de las marionetas' arrancará su gira nacional mañana en el Juan Bravo

El montaje, dirigido por Jaroslaw Bielski, está basado en la obra original de Ingmar Bergman y muestra la deshumanización de la sociedad

EL NORTE| SEGOVIA
Raul Chacón, Jaroslaw Bielski, Socorro Anadón, Lorena Roncero y Gabriel Garbisu, ayer en Segovia. / A. T./
Raul Chacón, Jaroslaw Bielski, Socorro Anadón, Lorena Roncero y Gabriel Garbisu, ayer en Segovia. / A. T.

El escenario segoviano del Juan Bravo es el punto de partida escogido por la compañía Replika Teatro para iniciar la gira nacional de su montaje 'La vida de las marionetas'. La obra es una versión de la creación original del sueco Ingmar Bergman, realizada y dirigida ahora por Jaroslaw Bielski.

El grueso del reparto -salvo el actor Antonio Valero, inmerso en la grabación de los nuevos capítulos de la serie 'Amar en tiempos revueltos'- presentó ayer en la capital segoviana esta representación, que se estrenó con gran éxito en Madrid el pasado octubre y que ahora inicia su andadura por la geografía española.

Bielski recupera el texto de Bergman y cuenta la historia Peter y Katerina, una pareja de unos cincuenta años que de pronto se tienen que enfrentar con la sensación de haber desperdiciado su vida en las apariencias, descuidando por completo su vida espiritual y emocional. A partir de entonces, los personajes comienzan una lucha por recuperar o encontrar su identidad perdida ante una sociedad deshumanizada y violenta.

El director define esta propuesta como «una obra contemporánea

que trata los problemas existenciales del ser humano, sobre su realidad y su entorno».

Jaroslaw Bielski considera que lo que realmente se oculta detrás de todas esas insatisfacciones es «un sentimiento de miedo a la muerte, pues en el fondo es la que maneja los hilos de nuestra vida», de ahí la relación con el título al hablarnos de 'La vida de las marionetas'.

La actriz Socorro Anadón, que da vida a Katerina, matizó que a pesar de la profundidad de la trama, durante la cual a los personajes les asaltan las preguntas sobre el sentido de la vida y de la existencia humana, también hay un hueco para el humor y la ironía inteligente.

Para enmarcar esta historia, se ha creado un espacio escénico que intenta ser una metáfora teatral y reflejar un mundo dividido a través de diferentes cajones.