El desacuerdo entre propietarios bloquea el desarrollo del edificio de El Lucense

El TSJ suspendió en el 2006 el Estudio de Detalle del bloque del Paseo de Zorrilla, cuyo recurso se retiró el pasado año para negociar una salida

J. MORENO| VALLADOLID
Estado actual del edificio que ocupó El Lucense en Zorrilla. / R. GÓMEZ/
Estado actual del edificio que ocupó El Lucense en Zorrilla. / R. GÓMEZ

Dos años después de que el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León paralizase la construcción de un bloque de viviendas, locales y garajes en el solar que ocupó durante décadas el hostal El Lucense en el paseo de Zorrilla 86-88, esta construcción continua sin dar un paso adelante en una céntrica zona, cuyo amasijo de hierros y estructuras da una imagen de abandono y ruina.

El desacuerdo entre la constructora burgalesa Aragón Izquierdo, dueña de la mayoría del solar, y dos de los integrantes de la Junta de Propietarios mantiene paralizado el desarrollo de este edificio del viejo hostal, cuya fachada está protegida dentro del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Valladolid de 1988.

En junio del 2006, el TSJ dictó un auto por el que suspendía el Estudio de Detalle de esta Unidad de Actuación, que suponía elevar hasta ocho alturas más la planta baja el futuro edificio.

Con este planeamiento, que fue aprobado por el Pleno del Ayuntamiento de Valladolid el 5 de octubre, se pretendía salvar las alturas que existían entre los edificios del paseo de Zorrilla próximos, en algún caso con más de diez plantas, y la fachada del Lucense.

Pese a que a finales del 2007 la renuncia de uno de los vecinos a seguir con el pleito Contencioso-administrativo contrario al Estudio de Detalle, que se planteó en el TSJ en el 2004, parecía que comportaría la edificación de las 26 viviendas previstas, lo cierto es que esta construcción se mantiene a día de hoy bloqueada por la falta de acuerdo entre las partes.

La mayor discrepancia radica en que se trata de una Unidad de Actuación pro indiviso, lo que supone que se tiene que alcanzar un pacto entre los propietarios afectados respecto al reparto de la titularidad de las viviendas, garajes y locales, así como su ubicación. La constructora Aragón Izquierdo posee el 65% y el resto de dueños entre el 17% y 18%. También entre las opciones que se estudian cabe la posibilidad de que el número de locales comerciales se reduzca.

Al tratarse de un litigio Contencioso-administrativo, la retirada del recurso del particular obligó al Alto Tribunal a dar carpetazo al caso, cuyos magistrados consideraron en su día que se había vulnerado la Ley de Urbanismo de 1999 durante la tramitación por parte del Consistorio.

Plan de Actuación

Aunque la promotora ha presentado la solicitud de licencia de obra hace meses, el Ayuntamiento ha denegado la misma como consecuencia de que no se ha aprobado el Plan de Actuación por las diferencias entre los dueños, que serviría para el comienzo del desescombro.

En estos casos, la Administración municipal podría forzar a un pacto a los propietarios, o en caso contrario advertir a los mismos de la posibilidad de una expropiación forzosa como consecuencia del estado actual de ruina del inmueble. Desde Aragón Izquierdo se insiste en la voluntad de alcanzar un acuerdo que permita dar una solución definitiva al edificio.

Pese a la desaceleración del sector de la construcción en el último año, fuentes de la promotora indicaron que el precio por metro cuadrado de las viviendas se mantendrá en los parámetros previstos inicialmente al ser una zona con fuerte demanda tanto residencial como comercial. En el primer caso, el metro cuadrado rondaría los 4.800 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos