«El tren tiene algo especial, es una filosofía de viajar»

S. MEDINA HERRERO| VALLADOLID
Sergio Fernández. / R. OTAZO/
Sergio Fernández. / R. OTAZO

Un mapa del transporte de nuestros abuelos. Un viaje en el tiempo a través de locomotoras, maquetas de tren y vías de ferrocarril. Unos 5.000 vallisoletanos y turistas se han dejado seducir por la XVII Exposición Ferroviaria, organizada durante las fiestas por la Asociación Vallisoletana de Amigos del Ferrocarril, (Asvafer) y que cerró sus puertas ayer. Con la ilusión de ver algún día un Museo del Ferrocarril en la ciudad, Sergio Fernández, presidente de Asvafer, cuenta su pasión por este medio de locomoción.

-¿Qué se han encontrado los visitantes que se han acercado a la exposición?

-Es la decimoséptima vez que la organizamos. En las inmediaciones de la antigua estación de la Esperanza, se han podido contemplar algunos de los vehículos ferroviarios históricos que hemos restaurado, una maqueta de cómo era la zona ferroviaria de Valladolid o un simulacro de reparación de vías. Hay niños que se acercan todos los años.

-¿La asociación, ¿a qué se dedica?

-Somos 85 miembros, -él lleva 12 años, cuatro de ellos como presidente- y nos dedicamos, fundamentalmente, a promover el ferrocarril, a través de la restauración de material ferroviario histórico, a organizar exposiciones o el fomento de trenes turísticos. Además, mantenemos contacto con otras asociaciones de este tipo a nivel nacional, para compartir experiencias. Hay una federación que engloba a unas 80 de ellas.

-¿Cuándo nace su afición?

-Desde pequeñito he vivido el tren, ya que mi padre era maquinista. Sin embargo, no quiso que me dedicara a ello.

-¿Cuál fue su primera pieza?

-Tengo montones de vagones y trenes desde que era pequeño, no me acuerdo bien. Mis hijos han jugado con ellos y nietos continúan con la tradición.

-¿Qué tiene el tren que no tengan otros vehículos?

-El tren tiene algo especial, no sabría definirlo bien, viajar en tren te permite ver el paisaje. Es otra filosofía de viajar. Lo mejor eran las antiguas máquinas de vapor, una verdadera maravilla. El sonido que hacía me gusta mucho, en la asociación tenemos grabaciones de ello.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos