Jornada de gloria para España

Suma cuatro medallas de oro más en los Juegos Paralímpicos en un día en el que se consiguieron diez preseas

AGENCIAS| PEKÍN
Juanjo Méndez fue bronce en persecución. / JAVIER REGUEROS-EFE/
Juanjo Méndez fue bronce en persecución. / JAVIER REGUEROS-EFE

España sumó ayer en los Juegos Paralímpicos de Pekín cuatro de los 63 oros en juego y un total de diez medallas, que unidas a la otra decena que consiguió en las dos primeras jornadas le han supuesto auparse hasta el octavo puesto del medallero.

En una jornada deportiva inolvidable, la delegación paralímpica española encontró su particular vivero en la vanguardista piscina olímpica, más conocida como Cubo de Agua, de la que salió con seis medallas, tres de ellas de oro.

La nadadora aragonesa María Teresa Perales, de 33 años, continúa a ritmo de presea diaria y ayer se adjudicó el oro en los 200 metros libres con un tiempo de 2.47.47, con lo que ya lleva dos, además de la plata de la segunda jornada y el récord del mundo del primer día de competición.

«Estoy muy contenta. Quería ir a por todas, a ver si conseguía dejarlas en el primer cien y, bueno, al final así ha sido. El último me ha costado un poquito, pero en cuanto a la marca, estupenda», señaló encantada la zaragozana.

El donostiarra Richard Oribe, con parálisis cerebral, conquistó el oro en los 200 libre y batió de paso el récord del mundo, que dejó en 2.55.81 después de una carrera memorable en la que no dio opción a ninguno de sus rivales, a los que fue metiendo tiempo en cada giro.

«Estoy muy contento de haber ganado el oro. En Atenas 2004 perdí el oro. Es estupendo haberlo recuperado», declaró Oribe, de 34 años, que con esta ya suma doce medallas olímpicas en su palmarés y que en la primera jornada de los Juegos ya se había colgado una plata en los 100 libre.

El tercer nadador que hizo sonar el himno español en el Cubo de Agua fue Enhamed Mohamed Yahdid, considerado un referente en el deporte paralímpico, quien batió hoy su segundo récord mundial en los 100 metros mariposa S11 (atletas con ceguera total) al parar el cronómetro en 1:01:12 en una carrera en la que no tuvo rival.

Las otras tres medallas, dos de plata y otra de bronce, corrieron a cargo del vigués Sebastián 'Chano' Rodríguez, de la madrileña Ana García-Arcicollar y del salmantino Alejandro Sánchez. El deportista castellano y lenés manifestó que «estaba ilusionado. El chino ha nadado muy bien y lo felicito. Y yo contento. Quedan carreras, pero con esto ya estoy supercontento, y a disfrutar. Yo esperaba hacer mi marca, que la he bajado y más no puedo pedir», enfatizó.

Y mientras la natación celebraba sus éxitos, el judo alzaba hasta la cúpula del Gimnasio de los Trabajadores la bandera española gracias a la victoria de María del Carmen Herrera en la categoría de menos de 70 kilos

Por tercera jornada consecutiva el ciclismo en pista se sumó a la cosecha española, en esta ocasión con el tercer puesto del barcelonés Juan José Méndez, que confirmó los pronósticos en la prueba de persecución individual LC4 para corredores con minusvalías físicas tras derrotar al alemán Erich Winkler. La medalla de Méndez, de 44 años y que sufrió la amputación de la pierna y el brazo izquierdo debido a un accidente de moto a los 28, es la cuarta que aporta el ciclismo español al medallero.

La delegación se encontró además con dos buenas noticias de buena mañana, con sendos bronces en atletismo y boccia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos