«Ojalá no nos toque la china»

El Espanyol, primera víctima de los caprichos del mercado al perder, 24 horas antes del debut liguero, a Albert Riera y Pablo Zabaleta, dos de sus baluartes

J. J. L.| VALLADOLID
«Ojalá no nos toque la china»

Lo avisaba el pasado martes Roberto Olabe, director deportivo del Real Valladolid, «el mercado se va a mover y la china le puede tocar a cualquier club. Esperemos que no sea a nosotros», deseó. Restan poco más de 48 horas para que los equipos se refuercen y el primer damnificado de las idas y venidas de jugadores ha sido el rival del Real Valladolid en el debut liguero, el Espanyol.

Los 'pericos' han visto como dos de los pesos pesados del vestuario, Albert Riera y Pablo Zabaleta, han hechos las maletas con destino a la Premier League. En el caso del primero, el 'spanish Liverpool' de Rafa Benítez será su nuevo equipo para las próximas cuatro temporadas. Por su parte el albiceleste pasará a engrosar las filas del Manchester City. De esta manera, el conjunto catalán tendrá que reestructurar su planificación para recibir a los pucelanos.

«Nos trastocaría lo planeado», adelantó a principios de semana, el entrenador del Espanyol, 'Tintín' Márquez, en relación a la que entonces era una mera posibilidad. Sin embargo, el técnico blanquiazul, una vez confirmadas las bajas, ha asegurado que «no quiere perder ni un sólo minuto en hablar de jugadores que ya no están» y que lo único que importa ahora «es el choque ante el Valladolid».

El club pucelano también está pendiente del mercado, y es que el Zaragoza quiere reactivar las negociaciones por Sergio Asenjo. Según publica el Diario Equipo, el conjunto zaragocista volvería a la carga por el meta palentino siempre y cuando diese salida a los jugadores con los que no cuenta Marcelino y con los que el club maño haría caja. En ese caso, la Secretaría Técnica del Zaragoza echaría el resto por el del barrio de San Juanillo con lo que eso supondría para el Real Valladolid -perder al teórico portero titular con la Liga ya iniciada-. Si se concretase la operación, Jacobo se alejaría de una posible cesión al Real Murcia.

El resto de los equipos también miran de reojo a sus jugadores, y es que Real Madrid y Barcelona no dan por cerradas sus plantillas y cualquier movimiento de los dos grandes del fútbol español puede desencadenar un efecto dominó que acabe por afectar a los más modestos.