Cuatro días de angustia

El club blanquivioleta trata de obtener las cesiones de Kepa, del Getafe, y Nano, del Betis, mientras mira con recelo al Zaragoza, que insiste en llevarse a Sergio Asenjo

A. G. ENCINAS| VALLADOLID
Kepa celebra un gol en competición europea con la camiseta del Sevilla, el club que le hizo debutar en Primera División./ THANASSIS STAVRAKIS-AP/
Kepa celebra un gol en competición europea con la camiseta del Sevilla, el club que le hizo debutar en Primera División./ THANASSIS STAVRAKIS-AP

Cuatro días de mercado. Suficientes para provocar un cataclismo o para catapultar a un equipo medio a la categoría de aspirante a UEFA. Según se dé. El caso es que el Real Valladolid llega a este tramo final de mercado, 102 días después de acabada la Liga anterior, con tres puestos por cubrir y un temor por desvanecer, que el Zaragoza se lleve a Sergio Asenjo.

El club busca en el mercado nacional un delantero, un central y un interior derecho. Los dos primeros tienen un nombre prioritario, aunque se barajan otras opciones, Kepa (Getafe) y Nano (Betis). En ambos casos serían cesiones, y en ambos casos hay que negociar con los clubes, lo que representa sin duda el mayor escollo. Tanto el delantero como el central están dispuestos a recalar en un Real Valladolid que les ofrece más garantías de disputar encuentros que sus actuales clubes. Kepa parte por detrás de Manu del Moral, Uche y Roberto Soldado, por el que el Getafe ha desembolsado cuatro millones de euros. En cuanto a Nano, Paco Chaparro le ha dicho directamente que no cuenta con él después de dos temporadas echadas a perder por las lesiones. El mismo Betis lo ha puesto en el mercado, aunque también para que salga como cedido. Tiene por delante a Juanito, Rivas y Melli, e incluso Chaparro ha probado en ese puesto a Arzu en previsión de que no llegue ningún refuerzo más para el centro de la zaga.

En ambos casos, el Real Valladolid sabe a ciencia cierta que los jugadores estarían dispuestos a desembarcar en Zorrilla. Falta por lograr las rebajas, especialmente en el caso de Kepa, que tiene una ficha demasiado elevada para el cuadro blanquivioleta. Si Getafe y Betis se avienen en los términos económicos, ambos jugarán en Valladolid.

En el caso del interior diestro, la cuestión no está tan avanzada, especialmente porque el club considera que tiene muchas alternativas, como colocar a Kike, cambiar de banda a Escudero o, en el peor de los casos, acudir al mercado invernal si Aguirre no cuaja. En todo caso, sería otra operación con las consabidas precauciones económicas y dentro del mercado nacional. No habrá experimentos.

El efecto dominó

En el lado opuesto del mercado, el de club vendedor, el Valladolid tiene miedo. Sobre todo al 'efecto dominó' que puede provocar una eventual operación del Real Madrid. En Zaragoza sólo tienen a López Vallejo para la portería, y siguen pensando en pagar la cláusula de Sergio Asenjo, con IVA si hace falta (cerca de nueve millones de euros). Si el Real Madrid ficha a Diego Milito o los zaragocistas venden a Sergio García, entrará dinero fresco en la tesorería maña. Y el golpe de gracia puede consistir en llevarse a Asenjo el mismo lunes por la tarde para ser titular en Segunda División con el Zaragoza.