«A Caparrós no tengo que demostrarle nada, el Valladolid es el club al que me debo»

J. J. L.| VALLADOLID
Luis Prieto. / M. A. SANTOS/
Luis Prieto. / M. A. SANTOS

El partido ante el Athletic no tendrá el mismo sentido para todos los jugadores del Real Valladolid. Para la mayoría, el choque ante 'los leones' no deja de ser un 'bolo' más de pretemporada, sin embargo, para Luis Prieto tendrá tintes emotivos. «Es el club que me ha visto crecer como futbolista, es normal que sea especial porque allí pasé mucho tiempo de mi vida», explicó el zaguero blanquivioleta.

Prieto llegó al equipo de su viejo conocido Mendilibar sin hacer ruido, el 'tapado' le apodaron algunos. Ahora, y tras mes y medio de entrenamientos y partidos, el vasco se ha convertido en el principal candidato a ser la pareja de baile de García Calvo en el centro de la zaga. «Cada vez me encuentro más a gusto con mis nuevos compañeros y la seguridad que me trasmiten atrás se nota», expresó. El grupo está encantado con él, y es que Luis aparte de futbolista «es una gran persona y un tío de vestuario», matizó García Calvo.

Al preguntarle a Prieto por la irregularidad que atraviesa su ex equipo, el central bilbaíno se mostró contundente: «los resultados en pretemporada no valen para mucho y últimamente no están teniendo demasiada suerte».

En cuanto a una posible sobremotivación debido a la presencia de Caparrós, el vasco aseguró que él no tiene que demostrarle nada, ya que su nuevo club es el Valladolid y el hecho de que el entrenador del Athletic no contase con él es agua pasada. «Estoy viviendo una nueva etapa», zanjó.