La situación de Jacobo se enquista

A. G. E. | VALLADOLID
Jacobo Sanz. / M. Á. SANTOS/
Jacobo Sanz. / M. Á. SANTOS

El entrenamiento vespertino acabó con nubarrón. Juan Carlos hizo gala de su nuevo papel de conciliador y se quedó hablando con Jacobo mientras Olabe hacía lo propio con Capdevila, primero, y con Mendilibar, después. La charla entre Juan Carlos y Jacobo fue larga, y el capitán recibió minutos después la ayuda del técnico, que se sumó. Cuando acabaron, Jacobo se sentó en el suelo, con gesto serio, apoyado en la valla, para esperar a Roberto Olabe. El director deportivo se mostró cercano, se sentó frente a él en el césped y comenzó una larga conversación que tampoco pareció convencer demasiado al guardameta.

El caso es que Jacobo desea marcharse al Numancia cuanto antes, pero el Real Valladolid considera que las negociaciones «se han estancado» y que el guardameta está más cerca de quedarse que de ser cedido a ningún conjunto. De hecho, Mendilibar no quiso mojarse por la mañana. «Quiero tener tres porteros», dijo, y se encogió de hombros cuando se le preguntó si los tres que están actualmente. «Ya sabéis cómo está la situación de Jacobo», se limitó a contestar.

Una semana se dio de plazo Jacobo para resolver su futuro. Para el portero vallisoletano, desvelar su paradero para la próxima temporada se antoja «fundamental» para poder centrarse en su trabajo. «Estoy un poco harto del tema y sólo quiero que la situación se resuelva cuanto antes», aseguró el guardameta por la mañana.

Sin emabrgo, las negociaciones entre Valladolid y Numancia están estancadas y «se ha perdido un poco el norte» en palabras del adjunto a la dirección deportiva, Juan Carlos Rodríguez. «Parece que se olvida que Jacobo es portero del Real Valladolid y que no somos nosotros los que tenemos que pagar por él», explicó Juan Carlos. «Ahora mismo, hay muchas posibilidades de que Jacobo sea el tercer portero del equipo para esta temporada, no es lo idóneo pero es lo que hay», zanjó Juan Carlos Rodríguez.