Los Gatos arañan en Boecillo

J. J. L.| BOECILLO
Mario Molina del Íscar protege el balón ante De Paz. / M. A. SANTOS/
Mario Molina del Íscar protege el balón ante De Paz. / M. A. SANTOS

A la tercera fue la vencida. El Íscar acabó con el gafe blanquivioleta y venció al tercer conjunto del Real Valladolid que se ha cruzado en su camino en la actual pretemporada.

El conjunto maderedero impuso su ritmo desde el principio, un ritmo al que ni por asomo pudo seguir el filial de Paco de la Fuente. El extremo del conjunto amarillo Ramón demostró, cuando se habían disputado tan sólo unos segundos, que en Boecillo sólo se iban a escuchar los maullidos de los iscarienses. Sin embargo, su tímido disparo lo despejó Kevin. No sería la última palabra del zurdo, ya que minutos después, una gran jugada de Portu acabaría con un pase de la muerte de Joaquín al que no pudo negarse el bueno de Ramón. 0-1, y los Gatos repetían la historia de la final del año pasado en el Trofeo Diputación.

El Promesas por su parte hacía aguas en el que, posiblemente, haya sido el peor partido de los blanquivioleta en los que va de campaña. Los canteranos Quique y Aridane no dotaron al equipo de ese puntito de calidad que se les presupone a unos jugadores que han realizado la pretemporada con la primera plantilla. Otro al que no se le vio y que acabó desesperado por Carlos, el lateral zurdo del Íscar, fue Sergio García, perdido en una guerra de guerrillas de la que el Íscar salió mejor parado. Al final, la historia pudo cambiar con un mano a mano del propio García, pero Josué se convirtió en el héroe al adivinarle la intención. No hubiese sido justo el empate, y es que la presión del Íscar, bien se merecía una nueva final.