El oro del imbatible Rafa Nadal culmina la mejor actuación española, con otras tres medallas de plata

El medallero español se va a incrementar notablemente hoy, con los metales garantizados de la pareja tenística y de Nadal, además otras posibilidades como Deferr en gimnasia

REDACCIÓN |MADRID
No hay reto que se le resista al imparable Rafa: donde pone el ojo... /EFE/
No hay reto que se le resista al imparable Rafa: donde pone el ojo... /EFE

La novena jornada de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 ha sido, de largo, la más existosa hasta el momento para el deporte español, que ha pasado a tener más del doble de las tres medallas con las que empezó a competir. El tenis ha dejado dos de los cuatro metales obtenidos: una medalla de oro, con el todopoderoso Rafa Nadal, y otra de plata, en dobles, merced a Anabel Medina y Vivi Ruano. En gimnasia ha sido segundo el inefable Gervasio Deferr, al igual que los guipuzcoanos Iker Martínez y Xabi Fernández en vela, modalidad 49er, medalla que puede cambiar de color si mañana prospera su reclamación.

Arreón español en el medallero: ya son siete metales, con tres oros, tres platas y un bronce. La estrella indiscutible ha sido Rafa Nadal, quien por si fuera poco se convertirá mañana en número uno del mundo, por delante de Roger Federer. Posiblemente es el mejor deportista español de todos los tiempos, y su triunfo frente al chileno Fernando González (3-0, con 6-3, 7-6 y 6-3) ha significado el primer oro olímpico de la historia del tenis nacional.

No muy lejos se sitúa el desde hace tiempo mítico gimnasta Deferr, que un día despúes de que lo consiguiera el ciclista Joan Llaneras, ha entrado en el selecto club -formado por ellos dos- de españoles que han subido al podio olímpico en tres Juegos consecutivos. En Sidney 2000 logró el oro, al igual que en Atenas 2004; 'sólo' ha llegado a la plata en Pekín, en la final de suelo, pero nadie puede dudar de que es un grande.

Otra explosión de júbilo menos esperada ha venido de la vela, y no porque les falte calidad a sus protagonistas, Xabier Fernández e Iker Martínez, que ya fueron campeones en Atenas 2004; sino porque esta vez lo tenían muy, muy difícil. Se hablaba de aspirar al bronce en su clase, la 49er; pero su remontada ha sido tan enorme, en un día de tiempo terrible en el mar chino, que se han alzado con la plata... que puede convertirse en oro si sale adelante su reclamación, cosa que el jurado decidirá mañana, en principio. La pareja danesa ganadora ha cambiado de barco por fractura de un palo, tomando prestado uno croata, y los vascos han pedido su descalificación.

Casi a la vez que el segundo puesto provisional de los regatistas nacionales caía otra presea: pese a perder en la final femenina de dobles contra las estadounidenses y favoritas hermanas Venus y Serena Williams (0-2, en 2-6 y 0-6), las tenistas Anabel Medina y Vivi Ruano han conseguido otra más que meritoria plata tras un gran torneo.

Marta se cae cuando iba lanzada

Y la fiesta pudo haber sido mayor. En atletismo, Marta Domínguez ha vuelto a padecer su mal fario de los Juegos y, en la final de los 3.000 metros obstáculos, se ha caído al tropezar con una de las vallas finales, cuando remontaba puestos e iba directa hacia la plata; se ha tenido que retirar, aunque tomándoselo con humor, y Zulema Fuentes-Pila ha sido duodécima. Esta carrera pasará a la historia por su récord del mundo, logrado por la campeona rusa Galkina-Samitova (8:58.81).

En 1.500 metros, Juan Carlos Higuero ha conseguido el pase para la final, con un tercer puesto en su 'semi', pero será el único representante español, ya que Arturo Casado ha quedado muy descolgado en su ronda, "descompensada" con la otra en su opinión, y Reyes Estévez ya cayó en cuartos. Aparte de Higuero, y en otras clasificatorias, la vallista española Josephine Onyia ha pasado a las semifinales de los 100 metros obstáculos; no así Laia Forcadell en 400 vallas o Javier Bermejo en salto de altura.

España madrugaba para la prueba femenina de maratón, que se ha saldado con la victoria de la rumana Constantina Tomescu, de 38 años. La carrera ha deparado el nuevo fracaso olímpico de la mujer récord británica, Paula Radcliffe, en el puesto 23 a seis minutos de la cabeza; y la discreción más absoluta de las españolas, encabezadas por Yesenia Centeno (puesto 45), con Alessandra Aguilar (54) y María José Pueyo (64) más lejos aún.

Para cerrar la jornada dominical, Juan Carlos de la Ossa (17º), Carles Castillejo (23º) y Ayad Larndassem (24º) han disfutado de la final de 10.000 metros, sin opciones ante el poderío africano que le ha otorgado el oro, cómo no, al etíope Kenenisa Bekele, por delante de su compatriota Sileshi Sihine y el keniano Micah Kogo.

Aspiraciones de ida y vuelta

Maider Unda ha dado la primera sorpresa agradable de la jornada en lucha olímpica , porque la alavesa ha estado cerca de luchar por el bronce. Finalmente ha perdido contra la polaca Agnieszka Wieszczek, que cayó en semifinales, y no ha podido colgarse la medalla, pero su papel ha sido más que digno. Peor le ha ido a María Teresa Méndez, que ha caído en primera ronda en -63 kilos. También debutaba José Juan Navarro, en halterofilia, en la categoria de -94 kilos, y ha concluido décimo.

El ciclismo, deporte fetiche para el medallero español, ha vuelto a vivir luchas en el velódromo de Pekín. Sergi Escobar, Asier Maeztu, David Muntaner y Antonio Miguel Parra han superado la primera criba en persecución por equipos, logrando el cuarto mejor tiempo, pero después no han podido con Nueva Zelanda y concluyen en séptima posición, diploma olímpico.

Otra opción buena de vela, aparte de la consumada por Martínez y Fernández, es la de los españoles Fernando Echávarri y Antón Paz, que siguen líderes en la clase Tornado. Rafael Trujillo, plata hace cuatro años, sólo ha podido ser noveno en la general final de la clase Finn, y tampoco han estado afortunadas Mónica Azón, Sandra Azón y Graciela Pisonero, finalmente penúltimas en Yngling. Marina Alabau marcha cuarta en la clase RS:X Windsurf, y en esa misma modalidad Iván Pastor es duodécimo, ambos después de la séptima regata.

Una victoria previsible era la de las chicas del baloncesto. La selección femenina ha estado cerca de doblar a Mali (79-47) en su último choque del grupo, y en el cruce de eliminatorias se enfrentará a Rusia o a Bielorrusia -más asequible-, dependiendo esto último de otros resultados. En hockey hierba, los chicos tenían a mano su pase a semifinales, pero no lo han podido garantizar porque han perdido por la mínima contra Alemania (1-0).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos