El COI veta a Thanou

Prohíbe la presencia de la velocista griega en Pekín, pese a que ya cumplió con sus dos años de sanción

MANUEL FRÍAS PEKÍN
Ekaterine Thanou. / EFE/
Ekaterine Thanou. / EFE

La Justicia perdona, pero el Comité Olímpico Internacional (COI) no olvida. A efectos legales, la velocista griega Ekaterine Thanou ya ha redimido su pena de dos años impuesta por burlar tres controles antidopaje en 2004, poco antes de los Juegos de Atenas. De hecho, ya ha disputado varias carreras en territorio griego desde enero de 2007, aunque en su vuelta a la competición ha hecho marcas bastante más discretas a las que estaba acostumbrada a hacer antes de la sanción, cuando paraba el crono en los 100 metros por debajo de los 10.90 con frecuencia. En esta su nueva etapa deportiva nunca ha bajado de los 11.30.

Sin embargo, el COI no se ha olvidado del escándalo que protagonizó ella y su compañero de correrías, Kostas Kenteris, en la víspera de la inauguración de los Juegos de Atenas y le ha prohibido su presencia en Pekín, pese a que la velocista cumplió todos los requisitos de clasificación que exigía la IAAF.

Thanou corrió el pasado 14 de julio los 100 metros en 11.39, cumpliendo la marca mínima que se exigía para estar en estos Juegos. Ella, desafiante, mostró su intención de acudir a Pekín y la federación de su país la admitió en contra del criterio que ya había manifestado el COI. El propio organismo olímpico le había enviado una carta en la que se le comunicaba que su presencia en Pekín «sería mal recibida».

Como desde la delegación helena no se dieron por enterados, la ejecutiva del COI tomó ayer la decisión de vetar a la velocista, basada en la norma 23.2.1 de la Carta Olímpica, que le da potestad para negar la participación en los Juegos a un deportista «por conducta impropia o por causar descrédito a la competición».

Thanou y Kenteris renunciaron a su acreditación en los Juegos de Atenas 2004 después de haber protagonizado, la víspera de la ceremonia inaugural, un escándalo al escapar de la Villa Olímpica para eludir un control de dopaje y tratar de justificar su ausencia mediante un inexistente accidente de moto.

Thanou no recurrirá

La portavoz del COI, Giselle Davis, dijo que se adoptó la propuesta por unanimidad y añadió que «comportamientos como el de Thanou son intolerables. Hay una serie de hechos en esta triste historia que desembocaron en algo escandaloso».

Thanou no recurrirá esta decisión, aunque acusó a los dirigentes olímpicos de totalitarismo. «Como no han podido quebrar mi espíritu, se han quitado la máscara para llegar a esta decisión arbitraria e ilegal que conculca toda noción de justicia o equidad. Son estas prácticas y decisiones totalitarias las que causan descrédito al ideal olímpico que mi país alumbró».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos