25 años en casa

La cofradía celebra el vigésimo quinto aniversario de la recuperación de la Virgen de Revilla tras el robo de 1981

LUIS ANTONIO CURIEL BALTANÁS
Varios cofrades acompañan a los familiares del homenajeado Carlos Lobato. / LUIS ANTONIO CURIEL/
Varios cofrades acompañan a los familiares del homenajeado Carlos Lobato. / LUIS ANTONIO CURIEL

Recuerdos, alegría, emoción y agradecimiento. Es lo que el pueblo de Baltanás rememoró en la mañana del domingo. El recuerdo del robo ocurrido el 9 de septiembre de 1981 y la posterior aparición de la imagen de la Virgen de Revilla el 7 de marzo de 1983. Por este motivo, la Cofradía de Nuestra Señora de Revilla organizó un acto para conmemorar XXV aniversario de la recuperación de la talla de la patrona, que data del siglo XIII. Cientos de baltanasiegos acudieron a la eucaristía celebrada en la ermita de la Virgen de Revilla. El párroco de la localidad, Luis Simón, recordó emocionado los gestos que Baltanás tuvo hacia su patrona. «La juventud tuvo un gesto especialmente emotivo. Fue el 10 de septiembre de 1981, en plenas fiestas patronales, cuando de manera improvisada se dirigieron al atrio de la ermita para cantar la Salve. Todos fueron uniéndose a un pueblo entristecido por el robo de su Virgen», señaló Simón en la homilía.

Por su parte, los miembros de la Cofradía de Nuestra Señora de Revilla prepararon la ceremonia. La ermita, perfectamente engalanada, se quedó pequeña para acoger a los numerosos fieles que acudieron a la eucaristía de aniversario, que estuvo amenizada por el coro parroquial que dirige María Teresa Mañueco.

La Virgen de Revilla, del siglo XIII, presidió la celebración. La imagen que se venera en el templo representa la huida a Egipto y es una réplica realizada después del robo por el restaurador burgalés Florentino Lomillo. Como recuerdo de este día gozoso, los miembros de la cofradía reeditaron una estampa de la Virgen de 1901. «Pretendemos que esta fecha quede en el recuerdo de todos los devotos de la Virgen de Revilla. Por ello hemos hecho una estampa para todos los fieles. También regalaremos al templo una pintura al óleo que recuerde este aniversario», indicó María José Valdés, tesorera de la Cofradía.

Los baltanasiegos recordaron también con gratitud la labor realizada por el hijo del pueblo Carlos Lobato Masa, gracias a la que se encontró la imagen de la Virgen. Pero Carlos Lobato no pudo estar en el homenaje que la cofradía le ha preparado en agradecimiento a las gestiones realizadas. Así, Benigno Lobato y Pilar María, padre y hermana del homenajeado, agradecieron este gesto y recogieron un cuadro de la Virgen.

La Cofradía de la Virgen de Revilla acogerá mañana la visita del presidente de la Audiencia Nacional, Carlos Dívar Blanco, y peregrinará a Paredes de Nava el 24 de agosto, con motivo de la coronación de la Virgen de Carejas.

Fotos

Vídeos