«Los goles van a llegar»

Ogbeche y Goitom confían en comenzar la Liga a un buen nivel y no se muestran preocupados por la ausencia de tantos en los últimos partidos amistosos

ARTURO POSADA| ENVIADO ESPECIAL A MIERLO (PAÍSES BAJOS)
La dupla atacante del Real Valladolid, Ogbeche y Goitom, bromea después del entrenamiento matutino del conjunto blanquivioleta./ ARTURO POSADA/
La dupla atacante del Real Valladolid, Ogbeche y Goitom, bromea después del entrenamiento matutino del conjunto blanquivioleta./ ARTURO POSADA

Henok Goitom y Bartholomew Ogbeche bromean frente a la cámara. En teoría, ambos delanteros deben competir por un puesto en las alineaciones, pero en este grupo la competencia es sana. El eritreo-sueco y el nigeriano-francés trabajan con dos metas: marcar goles y formar parte de una plantilla compactada. No necesariamente por este orden. Los dos últimos partidos ni Ogbeche ni Goitom han conseguido marcar. Pero no hay por qué preocuparse. Aún es agosto.

«Estamos tranquilos», dice Ogbeche. «Siempre es un buen momento para marcar goles y es nuestro trabajo como delanteros. Desde que llegamos a Holanda hemos jugado un partido cada uno. Los goles no han llegado, pero hemos generado ocasiones», añade el musculoso nigeriano.

«He tenido ocasiones claras», reconoce Goitom, que busca su primer gol con la camiseta del Real Valladolid. «Sin embargo, estamos en pretemporada, un mes y medio que sirve de preparación para la Liga. El año pasado metí siete goles en siete partidos durante la preparación con el Murcia. En la competición sólo logré dos. Así que hay que mirar más hacia la Liga. Me da lo mismo meter 25 goles ahora. Es importante marcar, de acuerdo, pero más importante todavía es que el equipo se conjunte y que cojamos el ritmo para estar bien todo el año en Primera», argumenta el fino ariete sueco, de origen eritreo.

«Yo también lo firmo», interviene Ogbeche con una mirada de complicidad hacia su compañero. «Como dice Goitom, ahora toca coger el ritmo. Creo que los entrenamientos que estamos haciendo son muy buenos y que mejoramos en los partidos. Estoy convencido de que los goles van a llegar».

Ogbeche y Goitom han trabado una excelente amistad. Comparten habitación en el hotel y algunas noches se les puede ver en la zona deportiva jugando al tenis de mesa con Vivar Dorado. ¿Quién gana al ping-pong? «Ja, ja, ja. Prefiero decir que todos somos buenos», estalla Ogbeche. «Que conteste él», añade. «Bueno, puede que me haya ganado algunas veces, lo reconozco», concede Goitom.

Durante las concentraciones fuera de Valladolid, los jugadores forjan sólidos lazos de amistad y compañerismo. Durante las tardes libres, Goitom y Ogbeche matan el tiempo con otros compañeros. Hace unos días se montaron en las grandes bicis de alquiler que posee el hotel y, junto con Sesma, Kike López y Quique González, se marcharon hasta Eindhoven. «Aquí todos son muy buenas personas», explica Goitom. «Parece que a este equipo le gusta estar junto».

Poco a poco todos se van conociendo. Fuera y dentro del campo. «Los partidos sirven para jugar como un equipo y para saber cómo se desenvuelven otros compañeros. Si quieren la pelota al pie o en la cabeza. Eso es importante», señala Goitom. «Aquí atacamos todos y defendemos todos», subraya Ogbeche. «Es verdad: la labor de los delanteros pasa por acabar el buen trabajo del equipo logrando goles. Pero tenemos que actuar como un bloque. Trabajamos juntos, corremos juntos. El objetivo lo conseguiremos todos juntos», termina.