Canobbio espera encontrarse recuperado para el debut liguero

Las pruebas confirman que el uruguayo estará de baja dos semanas por un fuerte esguince en la rodilla izquierda

A. P.| MIERLO (PAÍSES BAJOS)
Pablo Grande acompaña a Canobbio al hospital. / A. P./
Pablo Grande acompaña a Canobbio al hospital. / A. P.

Canobbio llegó ayer por la mañana al hospital Elkerliek de Helmond (a cinco kilómetros de Mierlo) y tuvo que darse media vuelta. Los médicos andaban revolucionados por un herido con politraumatismos en un accidente de circulación. Después del entrenamiento y tras una hora de espera, los facultativos del centro le realizaron una placa, bajo la supervisión de Pablo Grande, médico del Real Valladolid. El resultado no arrojó sorpresas negativas. Canobbio estará dos semanas de baja tras recibir una dura entrada de Sapina, jugador del Mouscron.

«Supongo que en un par de semanas estaré bien», confiaba Canobbio. El delantero no ha perdido el ánimo en ningún momento. «Ahora toca ser positivo porque lo que más molesta es perderte los entrenamientos de la pretemporada. Es la base para todo el año. Debo dejarlo todo en manos de los médicos, que son los que saben, y recuperarme cuanto antes». Para Canobbio «lo más alentador es tener la opción de llegar a la primera jornada de Liga». «Sabemos que la recuperación será rápida y que la posibilidad de llegar bien al primer partido es grande», añadió.

El doctor Grande también se mostró prudentemente optimista. «En la primera impresión diagnóstica explicamos que era un esguince de grado II, pero nos quedaba por saber si el dolor que tenía en la cara externa de la pierna era por una fisura o un arrancamiento del peroné. Las placas descartan esa opción. Son dos semanas, pero según los primeros días de evolución podrían acortarse un poco los plazos». A Canobbio las lesiones le han jugado últimamente malas pasadas. «La pretemporada es el peor momento para lesionarse», indica Grande. «Además, tiene una mala experiencia del año pasado con antecedentes de lesiones. En nuestro ánimo está recuperarlo bien».

Afortunadamente, los otros dos lesionados (Kike y Víctor) evolucionan muy favorablemente. «A Kike [contractura en la pierna izquierda] le hemos practicado una ecografía que no revela nada importante. Queremos asegurar su presencia el miércoles y por eso ha hecho un trabajo distinto».

«Quizá la mejor noticia de la pretemporada en el aspecto médico haya sido la evolución de Víctor, que ya corre sobre el césped. Tras una intervención quirúrgica [fue operado de la rodilla derecha] hay días mejores y peores, pero él no ha tenido días malos», valora Grande. «Sin embargo, nos tenemos que frenar todos y que no se dispare la euforia, no vaya a ser que aparezcan las complicaciones. Las perspectivas pasan porque Víctor comience a trabajar con relativa normalidad cuando volvamos a Valladolid».