Taller de escultura abierto al público

Hasta el 25 de julio, cuatro artistas esculpirán en Las Moreras obras inspiradas en servicios municipales

PAULA G. DUQUE| VALLADOLID
Laura Casamayor, con la radial./ FOTOS HENAR SASTRE/
Laura Casamayor, con la radial./ FOTOS HENAR SASTRE

Los vallisoletanos, Alberto Galán, y Alberto García Gutiérrez, y los malagueños -padre e hija- José Casamayor y Laura Casamayor, se encuentran desde ayer en la playa de las moreras trabajando para esculpir cuatro esculturas que se podrán ver finalizadas el 26 de este mes, después de dos semanas de «duro trabajo» como afirman los artistas.

La iniciativa, que partió de los propios escultores, se encuadra dentro de las actividades conmemorativas del centenario de la Casa Consistorial. Las esculturas, que serán de piedra de ricla -un material muy duro y de pulido cristalino, procedente de Zaragoza-, al principio iban a ser de tema libre pero al final estarán inspiradas en cuatro servicios municipales: el abastecimiento de agua, la limpieza, los funcionarios y el deporte.

Para poder hacer estas obras los cuatro escultores trabajarán en las inmediaciones de la playa de las Moreras (Paseo de Isabel la Católica) cerca de nueve horas diarias, de 9.00 a 14.00 y de 16.00 a 20.00, y las obras estarán continuamente expuestas al publico, de forma que los que por allí se acerquen no sólo verán el resultado de las dos semanas de trabajo sino también el proceso seguido y el progreso que experimentan las obras día a día.

Con esta propuesta de creación a la vista de todos, también se pretende potenciar la escultura en piedra, ya que normalmente en las ferias de artesanía lo que se puede ver en directo es a gente que modela vidrio o cerámica.

Las obras

Cada escultor se encargará de dar forma a su propio bloque de piedra -que pesa entre 12 y 8 toneladas- y para ello utilizarán al principio una radial, ya que se ajusta a las grandes dimensiones del material; para luego pasar a instrumentos más comunes como el cincel o el puntero.

Alberto Galán se encargará de dar forma al abastecimiento del agua, con una obra que aún no tiene título y que representará una gota de agua cayendo en una chapa. El tema de la limpieza lo representará Laura Casamayor esculpiendo unos cubos antiguos, bolsas de basura y, como señaló, «también puede que otros elementos, todo depende de lo que permita la piedra». La escultura de los funcionarios correrá a cargo de José Casamayor, quien piensa hacer una alegoría con unas pilas de libros y encima un ordenador. El deporte será para Alberto García Galán, el único que tiene hecha una maqueta de lo que será su escultura final, de hecho, hasta tiene título 'Ritmo y tensión', dos conceptos que son a la vez escultóricos y deportivos.

Una vez terminadas las esculturas serán ubicadas por las calles. Además, esta iniciativa pretende llegar a ser una cita habitual en la ciudad para convertir Valladolid en el lugar con más esculturas al aire libre del mundo.

Las esculturas con temática de servicios municipales no es algo nuevo, aunque si en piedra, ya que en el pasado mes de junio, el encuentro de esculturas de arena en la Plaza Mayor también dedicó sus trabajos a este tema que casa tan bien con el Ayuntamiento y sus diversos servicios.