Acuarelas y esculturas en vidrio de Luis Moro evocan en La Granja los vínculos con Francia

La exposición 'Reflejos' permenecerá en las salas de la Real Fábrica de Cristales hasta el 14 de septiembre

EL NORTE| SEGOVIA
Una de las esculturas de vidrio de la exposición. / EFE/
Una de las esculturas de vidrio de la exposición. / EFE

El pintor segoviano Luis Moro, presenta en las salas de la antigua Real Fábrica de Cristales de La Granja 150 obras inspiradas en los vínculos culturales existentes entre el Real Sitio y la localidad francesa de Castres, que ya ha exhibido en el Museo Goya de aquella ciudad. Titulada 'Reflejos. Un sueño francés en La Granja. Un sueño español en Castres', la exposición fue inaugurada el viernes y forma parte del programa cultural de la Fundación Centro Nacional del Vidrio y ha sido presentada en colaboración con el Ayuntamiento de La Granja de San Ildefonso. La exposición puede visitarse hasta enero del 2009.

En estas obras de Luis Moro destacan las esculturas de vidrio que enlazan directamente con la Real Fábrica de Cristales y con sus artesanos, que han colaborado con el artista en su elaboración. Varias series de acuarelas y pinturas que evocan las fuentes con figuras mitológicas y los jardines de influencia francesa característicos del Real Sitio de La Granja.

Y son más de más de una veintena de piezas de vidrio las que simbolizan la convivencia entre tradición y modernidad en la obra de Luis Moro. Sus diseños son contemporáneos, pero han sido elaborados por los maestros artesanos de La Real Fábrica siguiendo las indicaciones del autor y empleando técnicas artesanales.

En el otro apartado, el de pintura, la exposición contiene cerca de un centenar de acuarelas reunidas en una serie titulada 'Delirios de Frémin y Thierry', que es un homenaje a los escultores franceses René Frémin y Jean Thierry, autores de los dioses, ninfas y criaturas mitológicas que forman el conjunto escultórico de las fuentes de los Jardines de La Granja, y también de los de Versalles.

Las cuarenta pinturas de la exposición están organizadas en las series denominadas 'Fuentes y Mitos' y 'El Elemento Líquido', en las que Luis Moro ha tomado como referencia los juegos de agua y los diseños de los jardines del palacio de La Granja para crear una colección de lienzos cargados de matices de color.

'Reflejos. Un sueño francés en La Granja. Un sueño español en Castres' es un particular homenaje a la paz y al entendimiento entre países del artista segoviano en el año del bicentenario de la Guerra de la Independencia.

Según ha manifestado Moro, «esta exposición tiene la vocación de mostrar el intercambio de culturas como vía para superar las diferencias». La Granja, ha comentado el artista, «es una muestra de Francia en España con su palacio, sus jardines y sus fuentes versallescas. Y Castres, con su Museo de Goya, es un trozo de España en Francia».