«El conflicto entre palestinos e israelíes ya ha tocado fondo»

Augura que una generación de líderes más proclives a la negociación darán un paso en firme «en dos o tres años»

JESÚS BOMBÍN
Agustín Remesal, ayer en la librería Margen. / HENAR SASTRE/
Agustín Remesal, ayer en la librería Margen. / HENAR SASTRE

El zamorano Agustín Remesal (Gema, 1947) ha sido desde 1983 la voz y la imagen desde la que TVE traía a las pantallas españolas buena parte de la información internacional. A su corresponsalía en Roma siguieron después París, Nueva York, Londres y Lisboa. Su última etapa en la cadena pública como corresponsal se cerró en Jerusalén (2003-2007). Tiene 60 años, ya está fuera de TVE, y ayer acudió a la librería Margen de Valladolid para presentar 'Gaza, una cárcel sin techo', una obra en la que analiza el conflicto entre palestinos e israelíes y aporta los testimonios y claves de sus cuatro últimos años entre Israel y los territorios ocupados, la zona del mundo que más le ha marcado en su carrera profesional.

-¿Cómo es su mirada sobre Gaza?

-Yo lo defino como el síndrome de la jaula. Allí se come tres veces al día, las escuelas funcionan... pero perviven dos males fundamentales: Que los tanques israelíes entran cuando quieren en busca de comandos de Hamas que lanzan cohetes Kassam y que no se puede salir de allí salvo si alguien se está muriendo y le conceden un visado para ir a un hospital de Israel o de Jordania; o un gobierno extranjero reclama la presencia de algún palestino.

-Desaparecieron Sharon y Arafat de la escena política, pero con Olmert y Mazen la situación continúa estancada.

-Creo que el conflicto ha tocado fondo. Viene una generación de líderes palestinos e israelíes más proclives a la negociación. Olmert va a tener que dimitir y dentro de Hamas cada vez hay más gente que no es intolerante y piensa que todo es negociable si se llega a un acuerdo de fronteras razonable.

-¿Aprecia la misma evolución en la sociedad israelí?

-Yo hago el siguiente análisis: Los palestinos están muy cansados de violencia y muerte. En la segunda Intifada murieron más de 3000 palestinos en tres años y por parte de Israel, unas 1.300 personas. Los palestinos han comprendido que desde el punto de vista bélico no tienen nada que hacer y la apuesta de Hamas es más de orgullo que de realismo. Y por parte israelí cada vez hay más gente en la burguesía del poder y la cultura, que ven que están desaprovechando una gran prosperidad económica que ellos pueden ya gozar y se podría extender a todos. Porque Israel es rico, puede ser una locomotora para todos los países de la zona.

-¿Y la paz con Siria?

-Sólo es cuestión de que las agujas del reloj se pongan en su sitio. Los palestinos están hartos de muerte y saben que han perdido la batalla militar. Y quienes piensan que pueden ganar la batalla demográfica son visionarios, nadie se cree que cuando los palestinos vivan bien van a tener tantos hijos.

-¿En qué medida puede influir la elección de un nuevo presidente en Estados Unidos?

-Estados Unidos tendrá un nuevo mandatario y gane quien gane no puede mantener la política errónea y errática del mandato de Bush en Oriente Medio. La metedura de pata de la invasión de Irak ha surtido de más pólvora a este conflicto.

-¿En cuánto tiempo ve factible un escenario de pacificación?

-En dos o tres años se puede abrir una ventana de negociación seria como pasó con los tratados de Madrid y Oslo. Y después, otros diez o quince años para poner las bases de esa negociación y luego, un ciclo de dos tres décadas. Pero esto es solo un brindis al viento.

-¿Cómo puede terminar el enfrentamiento entre Hamas y Fatah?

-Se están entendiendo ya. Ayer Haniya le ha ofrecido la posibilidad a Mazen de formar Gobierno. Lo que hay que tener en consideración es que no se puede dejar de contar con Hamas. Hay una parte de la opinión pública muy grande que les va a apoyar en las elecciones. ¿No habrá hecho un gran favor Hamas al haber limpiado de corrupción todo lo que había sido una herencia del jeque Arafat?

-¿Cómo huir del reduccionismo a la hora de informar sobre este conflicto en el que las tomas de posición suelen ser extremas?

-Sobra maniqueísmo. Ni los unos son buenísimos ni los otros malísimos. Hay de todo y de toda condición en ambos bandos. Me resulta curioso que a nivel internacional los gobiernos de los países suelan decantarse por el apoyo a Israel mientras la opinión pública lo hace por los palestinos.

Fotos

Vídeos