Romero Fraile

MARIANO CAÑAS

EL malestar de la Corporación municipal por la forma en que se había efectuado la toma de posesión del alcalde Eduardo Romero Fraile en la tarde del 21 de febrero de 1907 se hace patente en la sesión del 8 de marzo. El concejal Cilleruelo pide la palabra para una cuestión previa y el alcalde Romero no se la concede. Al insistir en hacer uso de su derecho como concejal, le dice que le indique el artículo donde está su derecho. Bujedo pide al alcalde que le indique el que se lo prohíbe. Se empieza a tratar de los asuntos del orden del día, los concejales Solalinde y Semprún piden la palabra, que le es negada y son apercibidos por desobediencia. Semprún dice que no puede entrarse en el orden del día pues un concejal tiene la palabra y ésta se concede siempre antes de entrar en el despacho ordinario. No les concede la palabra. Protestan Semprún, Cilleruelo y Solalinde y manifiestan que no están dispuestos a que por la presidencia se atropellen sus derechos como concejales y protestan. El alcalde les apercibe por tercera y última vez. Semprún, protesta en nombre de la mayoría de la conducta desconsiderada del alcalde y se verá en la precisión de formular un voto de censura contra la presidencia. El alcalde le ordena que no siga haciendo uso de la palabra y en cuanto al voto de censura, puede presentarlo cuando guste. Parte de los concejales abandonan el salón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos