«Pido a los aficionados que nos den una oportunidad y vengan a vernos»

Ha dado el salto a la selección absoluta con 21 años, pero lamenta la falta de atención y ayudas al deporte femenino

MIGUEL A. PINDADO
Beatriz posa en Parquesol. / MIGUEL Á. SANTOS/
Beatriz posa en Parquesol. / MIGUEL Á. SANTOS

Hace poco más de dos años jugaba en el equipo Depormar de Salamanca, en categoría regional. Ahora, con 21 años recién cumplidos, ha sido convocada por la selección española de fútbol sala para disputar un amistoso en Holanda. Bajo una aparente imagen de fragilidad se esconde el genio y el carácter de una apasionada de su deporte. Estudiante de Auxiliar de Enfermería, Beatriz Mateos 'Bea' (Salamanca, 17-2-1987) vive un sueño en el que, como ella misma reconoce, «todo se mueve muy deprisa, pero hay que tener los pies en el suelo».

-¿Cómo le llegó su pasión por el fútbol sala?

-Siempre he jugado al fútbol, incluso en el recreo en el colegio. Primero al fútbol 7 y luego al fútbol sala. Mi padre, que es un forofo, me llevaba con él a sus partidos y quizás de ahí me viene la afición de pegarle al balón. Luego, cuando jugaba en Regional me fichó Paco Mellado, que ha sido mi descubridor y quien me ha enseñado todo lo que sé.

-¿Cuáles son las características de Bea sobre la cancha?

-Creo que tengo un buen toque de balón, una buena técnica, soy bastante rápida y un poco de mala leche, bueno... tengo un carácter fuerte cuando estoy en la cancha.

-¿Le ha sorprendido su convocatoria para la selección?

-Desde luego. Y tengo que dar gracias a Paco Mellado y a mis compañeras por ayudarme a llegar tan lejos. Es un partido amistoso y el seleccionador querrá probar gente nueva y joven. Para mí, que hace dos años jugaba en regional, es un auténtico regalo y mi intención es demostrar que puedo continuar vistiendo la camiseta de la selección.

-El fútbol sala femenino es semiprofesional, pero ¿da para vivir?

-¿Ja, ja, ja! Ahora mismo desde luego que no, tienes que tener algo más. Yo confío en mis estudios para el futuro. Ya me conformaría con alcanzar dentro de unos años el nivel del fútbol sala masculino.

-¿Y que le falta a las chicas para llegar al nivel de los chicos?

-El fútbol sala masculino es mucho más rápido. En España hay un grandísimo nivel tanto en chicos como en chicas, pero a las chicas apenas se les da oportunidades, necesitamos muchas más ayudas. Sinceramente en cuanto a ganas y calidad técnica somos muy similares, pero necesitamos más apoyo, más patrocinios. Algunos deportes son muy machistas y del fútbol sala femenino nadie se acuerda. No se recomienda en los colegios y muchos padres no lo ven como un deporte de niñas.

-Hay quien dice que el fútbol embrutece. ¿Se pueden compaginar femineidad y fútbol sala?

-Desde luego, no son incompatibles para nada. Es un deporte como cualquier otro, con unas exigencias físicas y unas características técnicas determinadas que pueden practicar tanto chicos como chicas. Otros deportes quizás sean más exigentes.

-¿En que posición juega?

-Suelo jugar de ala, pero también de cierre. Es mi sitio natural, aunque en fútbol sala terminas jugando de todo.

-¿Diestra o zurda?

-Soy diestra, pero no me caigo al suelo cuando le doy con la izquierda, sobre todo si tiro a portería.

-¿Sorprende cuando dice que juega al fútbol sala?

-Por desgracia sí. Mucha gente piensa que no es deporte de chicas y por supuesto desconoce el nivel de la División de Honor.

-¿Por qué se fichan brasileñas?

-Es que apenas hay chicas aquí. En el Valladolid FSF hemos llegado a disputar varios partidos con una sola jugadora en el banquillo y desde luego a este nivel de División de honor es prácticamente imposible ganar. Además, la mayoría de las jugadoras brasileñas tienen un excelente nivel.

-¿Cómo convencería a la afición para acudir a un partido del Valladolid FSF?

-Solo les pido que vayan un día, solo un día a vernos jugar. ¿Que nos den una oportunidad! Estoy segura de que no les vamos a decepcionar, se lo pasarán bien y se engancharán a este deporte.

Fotos

Vídeos