Argales contará con dos torres de 20 plantas para oficinas y hoteles

La cadena de bloques de viviendas oscila entre los 35 y los 75 metros de altura

V. M. V.

El nuevo barrio de Argales, ubicado junto al paso superior de la avenida de Zamora, tendrá 2.536 viviendas, sólo cien pisos menos de los que Rogers ha previsto en el terreno que ahora ocupan los talleres de Renfe, en pleno corazón de la capital. Esto convertirá a Argales en un barrio con un tamaño similar a la mitad de Villa del Prado y una población, cuando todos estos pisos estén ocupados, que rondará los cinco mil vecinos, los mismos que, por ejemplo, tiene La Rubia en la actualidad. En esta zona, como en el resto del proyecto, está previsto que el 30% de las viviendas construidas tengan algún tipo de protección oficial.

La tipología de bloques de viviendas en esta nueva área de crecimiento urbanístico combinará la línea de bloques aislados en alturas ascendentes (desde los 35 hasta los 75 metros, según informaron ayer fuentes de Valladolid Alta Velocidad) con la ordenación en manzana cerrada. Los primeros estarán ubicados en la zona más cercana a las vías, mientras que los segundos ocuparán la franja que mira hacia el polígono de Argales. En este último caso serán bloques de entre ocho y diez plantas.

La fisonomía del barrio se completa con dos grandes torres de sesenta metros de altura y cerca de veinte plantas que se destinarán al uso terciario, tanto oficinas como hoteles. Los espacios dotacionales que el barrio requiere (posibles polideportivos, centros de mayores, colegios) podrán aprovechar dos naves ferroviarias ya existentes en el entorno.

El barrio de Argales, junto con el polígono del mismo nombre, seguirán separados de Parque Alameda y Arturo León por las vías, puesto que el soterramiento como tal no comienza hasta Daniel del Olmo. De este modo, los edificios con mayor altura serán los que linden con los muros que separarán el barrio de las vías del ferrocarril.

Para paliar la elevada edificabilidad de la zona, el diseño de Rogers prevé «una cadena de parques públicos», con lo que habrá grandes espacios verdes entre cada uno de los edificios, con árboles y zonas ajardinadas. El barrio estará atravesado por el paso superior que permite salvar las vías del ferrocarril y que sirven para que los vehículos circulen por la avenida de Zamora (ronda interior sur), desde Vallsur hacia la carretera de Madrid.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos