Multados dos guardias civiles por no investigar una red de prostitución de la que recibían favores sexuales

J. V. MUÑOZ

La Audiencia Provincial de Cuenca ha condenado a dos guardias civiles al pago de una multa de 2.000 euros por no haber intervenido ante una red de prostitución ilegal a cambio de los favores sexuales que les proporcionaban las mujeres explotadas. Un agente, que se encuentra en situación de baja laboral por depresión, y un sargento, destinado actualmente en la Comandancia de Guadalajara, deberán abonar esta multa como autores de un delito de cohecho, si bien han decidido recurrir la sentencia ante el Tribunal Supremo.

Los hechos se remontan a los años 2003 y 2004, período en el que los dos guardias civiles solían acudir tres veces por semana al club de alterne Flamingo's, en El Provencio (Cuenca). Allí mantenían relaciones sexuales con las chicas sin pagar por ello y tampoco abonaban las consumiciones que tomaban a cambio de no investigar la situación de las meretrices. Su 'pacto' con el propietario del local se vino abajo en el verano del 2004, cuando la Policía Nacional intervino en el club durante una operación contra el tráfico ilegal de personas.

Las mujeres, en su mayoría de nacionalidad paraguaya, explicaron en los interrogatorios que habían llegado a España engañadas, que se les obligaba a ejercer la prostitución para pagar la deuda del viaje bajo coacciones y amenazas y que los agentes de la Guardia Civil no habían intervenido porque habían llegado a un acuerdo con el dueño del local. Aquella operación policial se saldó con 21 detenidos, la desarticulación de una red de prostitución ilegal y la apertura de un expediente disciplinario a los dos guardias civiles.