El Zamora Cobadu cosecha su primera victoria de la liga ante un rival directo

El Cervantes podría haber empatado si Rubén no llega a parar el penalti que se les pitó en el minuto 34 de juego

EL NORTE
Los rojiblancos se disponen a robar el balón al contrario. / TICO LUCA/
Los rojiblancos se disponen a robar el balón al contrario. / TICO LUCA

Primera alegría del Zamora Cobadu en esta temporada. Y es que el resultado bien podría ser considerado como histórico ya que se trata de la primera victoria que consigue un equipo zamorano en División de Honor. El conjunto que ayer fue dirigido por el segundo entrenador del equipo, Sami, ya que Loren se encuentra ingresado en el hospital a causa de una arritmia no podía perder la oportunidad de llevarse los tres puntos ante un rival directo como era el Cervantes Salesianos.

Los rojiblancos salieron bien plantados al campo pero no pudieron evitar que Cusi les endosara el primer tanto transcurridos solamente 19 minutos de juego. Los visitantes no estaban por la labor de cruzarse de brazos y cuatro minutos después respondieron con el tanto de Fer que fructifica un balón en profundidad de Cristian disparado desde la banda izquierda.

Nadie dudaba tampoco de la necesidad que tenía el Cervantes de puntuar. Al igual que los zamoranos, crearon infinidad de ocasiones, dos de ellas materializadas en dos minutos seguidos. La primera fue en el 26, obra de Abraham, que batió al meta visitante después de que éste no llegara a un entendimiento con Cristian para despejar el esférico. Un minuto después los locales establecerían el 3-1 de la mano de Fernando, que coló el cuero a media altura tras una falta lateral.

Pero ni con este resultado en contra el Cobadu se desanimó. De hecho, lo siguieron intentando hasta que en el descuento de la primera parte Antón devolvió la ilusión a su equipo al superar al guardameta del Cervantes por debajo tras recibir un pase en profundidad de Nacho. Este gol, junto con la parada del penalti en contra que se les pitó en el 34, hizo que los rojiblancos estuvieran a su vuelta de los vestuarios mucho más implicados.

Jugaron bien y se les notó. Tenían ganas de llevarse su primer triunfo de la temporada y lo consiguieron. En el 55 Fer sería el encargado de transformar un penalti que se le hizo a Nacho, estableciendo así el empate a tres goles. Ahora sólo quedaba hacer un esfuerzo extra para dormir más desahogados esa noche. Y Víctor sudó para arrollar por el centro al meta rival y lograr un triunfo que se cosechó gracias al buen fútbol que dejaron ver.