El Cristo Atlético pierde ante la Arandina de Jesús Collantes

El conjunto palentino plantó cara al equipo burgalés pese a que tuvo que jugar con un hombre menos tras la expulsión de Jairo en el minuto 31

MARCO ALONSO
Recaman cae sobre el jugador del Cristo Jairo, que más tarde fue expulsado. / MERCHE DE LA FUENTE/
Recaman cae sobre el jugador del Cristo Jairo, que más tarde fue expulsado. / MERCHE DE LA FUENTE

El Cristo Atlético cayó derrotado ayer ante la Arandina en un encuentro en el que los burgaleses se llevaron tres puntos, tres goles a favor y un jamón, ya que el premio que se sortea cada jornada en el Campo del Otero fue a parar a las manos de un aficionado del conjunto dirigido por Jesús Collantes.

El encuentro olía a derbi desde el principio y no sólo porque el entrenador del conjunto rival fuese el palentino Jesús Collantes. Cinco jugadores de la primera plantilla de la Arandina son de Palencia, y Loma, Albertín, Guati y Melero pudieron volver a pisar el césped de su tierra, aunque en esta ocasión se tuvieron que conformar con la hierba artificial del Campo del Otero.

La calidad y el oficio de los jugadores de la Arandina se puso de manifiesto desde el primer minuto de juego. El equipo burgalés es uno de los aspirantes al ascenso y ayer lo dejó bien claro. El visitante Fernando avisó en el minuto siete de juego con un potente disparo que se fue por encima del larguero y el Cristo comenzó a darse cuenta de que necesitaba controlar el juego en el centro del campo para sacar algo positivo del encuentro.

El juego ofensivo de la Arandina se fue diluyendo con el paso de los minutos y el Cristo Atlético aprovechó esta circunstancia para salir de su refugio defensivo.

Tovar y Calderón fueron los primeros en acercarse a la portería del burgalés Gabri, pero no tuvieron fortuna y el balón no entró. Parecía que el Cristo había empezado a creer en sus posibilidades, pero pronto llegó la expulsión de Jairo. El colegiado mostró la cartulina roja directa al jugador morado y dejó al Cristo con diez jugadores cuando mejor estaba jugando.

La expulsión de Jairo descolocó un poco al Cristo Atlético y la Arandina aprovechó la confusión local para abrir el marcador gracias a un tanto de Pecas, que remató a la perfección un saque de esquina botado por Rivas.

El Cristo se fue al descanso con un 0-1 adverso y Olea intentó la igualada con la entrada del goleador Adrián, pero no sirvió de nada. El equipo morado tuvo la posesión del balón y varias ocasiones para empatar el choque, pero la calidad de la Arandina se acabó imponiendo en el campo del Otero.

Parecía que el choque iba a terminar con un 0-1, pero llegaron dos goles más. Ricardo marcó el 0-2 después de otro buen pase de Rivas y Albertín colocó su sello en el 0-3. El ex jugador del Palencia vio a Martínez adelantado y disparó desde fuera del área para cerrar el marcador en un 0-3 y marcar un auténtico golazo en su tierra.