La familia Marichalar rechaza que en sus tierras se levante el polígono industrial Soria II

Alega que se producirá una «irreparable destrucción» del medio ambiente y que dañará los yacimientos de Numancia

ANDREA DÍEZ

La familia Marichalar aseguró a través de un comunicado que la construcción del polígono industrial II de Soria «producirá una irreparable destrucción medioambiental y paisajística en la ciudad de Soria, así como una repercusión muy dañina en los yacimientos arqueológicos de Numancia».

El pasado 16 de octubre se publicó en el Boletín Oficial de Castilla y León la aprobación del Plan General de Ordenación Urbana que permitirá la construcción del nuevo polígono industrial. La familia Marichalar será una de las afectadas por el proceso de expropiación que se deberá llevar a cabo para la obtención del suelo necesario. Poseen terrenos en lo que será el polígono industrial II, localizado entre la carretera de Almajano y el paraje denominado La Colorada, al nordeste del centro urbano de Soria.

La familia Marichalar considera que este proyecto se ha realizado «de forma apresurada y está plagado de irregularidades». Asimismo señala que el expediente aporta un estudio del yacimiento arqueológico realizado «sin visibilidad» con unas medidas correctoras ínfimas para un entorno de siete BIC y que carece de evaluación ambiental.

Un 26% más

Además, el comunicado emitido por la familia Marichalar realiza una comparativa de crecimiento de la demanda de suelo industrial en la provincia desde el año 2000 al 2006, y concluye que Soria dobla actualmente la oferta de suelo industrial disponible de Valladolid, y apunta que «pretende triplicarla». Sin embargo el BOCYL recoge en sus argumentos que la modificación «lograría un incremento en la superficie de suelo industrial del 26%, pues en el mismo existen tan sólo 450 hectáreas de uso industrial (103 en las Casas I y II, 269 en Valcorba y 78 en la Veguilla)».

El polígono industrial II de Soria dispondrá de 1.170.000 metros cuadrados que hasta ahora estaban calificados como suelo rústico común y que pasan a ser suelo industrial. La Junta de Castilla y León ha aprobado esta modificación del PGOU que contó con el visto bueno del pleno del Ayuntamiento de Soria celebrado el 22 de diciembre del 2006.

La empresa pública Gesturcal ya tiene luz verde para iniciar los trámites necesarios para construir el polígono, y el alcalde de Soria, Carlos Martínez, ha declarado que «ni el consistorio ni el PSOE» se opondrán a este proyecto.