El GCE Arcebansa desconcertó a un rival que estuvo poco acertado de cara a puerta

El conjunto de Miguel Ángel Hernández creó infinidad de ocasiones en un encuentro en el que Javi Serrano, Leo, Javi Cala y Álex se convirtieron en los autores de los goles

VERÓNICA FERNÁNDEZ
El GCE Arcebansa desconcertó a un rival que estuvo poco acertado de cara a puerta

Quien pensara que el GCE Arcebansa estaba atravesando una mala racha, se equivocaba. Y es que al conjunto que dirige Miguel Ángel Hernández le ha costado entrar en la liga, pero no podía dejar escapar la oportunidad de llevarse los puntos en el segundo choque disputado en casa. De hecho, el equipo rojiblanco es capaz en el Ángel Nieto de dar la vuelta a cualquier marcador en contra pero, en esta ocasión, no le hizo falta puesto que los cuatro goles que ayer vieron los cientos de seguidores zamoranos que acudieron al pabellón a presenciar el partido tuvieron tintes rojiblancos.

En los primeros compases del encuentro, el cuadro zamorano ya dio muestras de las ganas que tenía de adueñarse de la victoria, una motivación que duró a lo largo de toda la contienda y que quedó plasmada en cada una de las acciones de los locales, que se mostraron en todo momento muy activos en todas las líneas de la pista.

Fue Vevé el que llevó la batuta en los primeros minutos del partido con reiterados lanzamientos a puerta que fueron a parar directamente al segundo palo. Ante esta incipiente presión, la OHL Politécnica de Valencia también quiso asustar pero no lo lograba con tanta frecuencia como los zamoranos. Tardarían cuatro minutos en realizar el primer disparo acertado, obra de Joaquín, que Víctor despejó con los puños.

A los pocos minutos de juego, Hernández dio salida a Adriá Esteller y a Javi Serrano. Y si el equipo rojiblanco lo estaba dando ya todo sobre el terreno de juego, con estos dos cambios el dominio se decantó sin lugar a dudas para los locales, que crearon infinidad de ocasiones de peligro como las protagonizadas por Adriá, que buscó a Álex en vano mientras que el balón quedó colgado en el área sin encontrar rematador. Asimismo, Bruno y Kadú también formaron pareja en varias ocasiones de cara a puerta, pero no sería hasta el minuto 18 de la primera parte cuando el público aplaudiera en exceso e, incluso, se levantara de sus asientos para celebrar el gol de Javi Serrano que, tras mucho intentarlo, logró su primer gol de la temporada.

Y es que al pívot, que sigue recuperándose de su problema de fístula, ya se le observa una gran mejoría y su capacidad de adaptación al trabajo del grupo es cada vez mayor, al igual que le está ocurriendo al brasileño Leo que, aunque cometió algún error que otro que pudo costar un gol en contra en el tramo final de la disputa, trabajó cuando tenía el balón en sus pies para mandar el balón al fondo de las mallas. Y lo consiguió. Si Adriá creó la primera ocasión seria tras la reanudación del encuentro, fue el brasileño, que todavía acusa el haberse perdido parte de la pretemporada, el que batió a Gascó en el primer minuto del segundo tiempo.

Los zamoranos lo seguían intentando y Víctor continuaba demostrando que es uno de los mejores guardametas de la categoría con sus magníficas paradas. Pero el tercer gol para el club que preside Justy Fernández no tardaría en llegar. En este caso, el encargado de ampliar el electrónico fue Javi Cala, que abandonó el juego tocado de la rodilla, en el 25 después de que Adriá, que ayer demostró en más de una ocasión su potencial para evitar que el rival le robe la pelota, le colocara el balón cerca de la portería.

También es cierto que los zamoranos no lograron materializar alguna que otra jugada que muchos aficionados se adelantaron a cantar, pero el buen trabajo realizado ayer les permitió engordar el tanteo y redondear aún más el marcador gracias a Álex en el minuto 37. Y es que los rojiblancos estuvieron bien plantados ante un rival poco acertado en el tiro y que optó por el portero jugador en la parte final del encuentro.