Zorrilla, un hombre contradictorio que poco compartía con Don Juan

Rafael Fuentes, Margarita Piñero y José Luis Alonso de Santos, en las jornadas sobre Zorrilla en Zamora. /Mariam A. Montesinos
Rafael Fuentes, Margarita Piñero y José Luis Alonso de Santos, en las jornadas sobre Zorrilla en Zamora. / Mariam A. Montesinos

Las jornadas dedicadas en Zamora al escritor dejan al descubierto sus facetas más íntimas

Alicia Pérez
ALICIA PÉREZ

José Zorrilla era un hombre lleno de contradicciones, incluso podría llamarse así, contradicción. Era además un enamorado de las mujeres, pero no un Don Juan, como pudiera pensarse. El José Zorrilla más íntimo, y quizá el más desconocido, se descubrió ayer en Zamora en el último día de las jornadas dedicadas al escritor vallisoletano con motivo del bicentenario de su nacimiento.

‘Memoria de José Zorrilla en su bicentenario’ es el título de las jornadas organizadas por la Fundación José Ortega y Gasset-Gregorio Marañón, la Diputación Provincial de Zamora y El Norte de Castilla.

Expertos en historia, teatro y poesía han hablado sobre su vida y su obra y han dejado al descubierto al autor del popular ‘Don Juan Tenorio’. Ayer la jornada estuvo dedicada al legado de su obra poética y teatral, al Zorrilla creador.

Carlos Aganzo, poeta y director de El Norte de Castilla, fue el encargado de hablar del poeta romántico y de sus rimas y leyendas. Era un reto importante, según aseguró, porque no cree que haya un poeta “más denostado como poeta” que José Zorrilla.

“Habló tan mal él mismo de su propia poesía irónicamente que es muy fácil desmontarlo y decir que es un malísimo poeta”, explicó Carlos Aganzo sobre un bulo que estuvo presente en España durante mucho tiempo.

A través de sus palabras, los asistentes pudieron conocer las contradicciones y controversias que existieron en la vida y la obra del autor, como su deseo de ser rompedor y a la vez, mantener la tradición. En esa confrontación, es realista con los datos históricos, pero fantástico a la hora de narrar las leyendas, y romántico y liberal además de nacionalista.

Zorrilla escribió la que Carlos Aganzo definió como la obra que representa “al amante más despiadado con las mujeres”. Sin embargo, ¿fue Zorrilla un Don Juan? “Nada más lejos de la realidad”, aseguró el poeta, quien añadió que Zorrilla fue un enamorado de las mujeres y sintió un tremendo respeto por las mujeres e incluso lo que podría considerarse miedo.

“Los poemas que más me gustan de Zorrilla son los poemas de amor”, exclamó el ponente, quien los situó a la altura de los de Gustavo Adolfo Bécquer. Y es que considera que Zorrilla habla de amor “extraordinariamente”, pero no lo hace como un Don Juan, sino desde otro posicionamiento distinto.

Las jornadas continuaron con la intervención de Margarita Piñero, miembro de la Academia de Artes Escénicas de España e investigadora teatral. Situó el romanticismo dentro de su marco pedagógico y se centró en las primeras obras de Zorrilla, principalmente en la teatralidad que fue configurando junto al actor toresano Carlos Latorre.

Analizó la experta ‘El zapatero y el rey’, ‘Sancho García’ y ‘El puñal del godo’, tres obras que Zorrilla estrenó con Carlos Latorre. “Esa confluencia de ambos es la que va inventando ese romanticismo en el teatro”, explicó sobre unas obras a las que el estreno de ‘Don Juan Tenorio’ les robó brillo.

Para la experta, estas tres obras reflejan que la teatralidad no salió solo de la pluma de Zorrilla, sino del trabajo conjunto con el actor de Toro. “Zorrilla es, ante todo, un hombre de teatro, un hombre que conoce el escenario, el efectismo teatral y que sabe que la palabra sola no basta y tiene que ir acompañada de la visión del actor y de la manera de interpretar del actor”, destacó.

Definió al autor también como un hombre de teatro práctico, que sabía de teatro y que ya en su época decía que la interpretación del actor tenía que tener intención, anteponiéndose así a “la técnica más moderna del teatro”.

José Luis Alonso de Santos, dramaturgo y presidente de la Academia de las Artes Escénicas de España, fue el encargado de clausurar las jornadas. Fue un autor de teatro hablando de otro autor de teatro al que confesó que admira y considera un genio de la literatura española.

Bajo el título ‘Zorrilla contra Zorrilla’, explicó que el romanticismo está lleno de contradicciones y que es un estilo muy complicado y difícil de representar. Esas contradicciones se daban en Zorrilla a todos los niveles, aseguró. Él mismo podría llamarse así, contradicción.

Fotos

Vídeos