Zamora Románica mejora la conservación de la iglesia de La Hiniesta

Zamora Románica mejora la conservación de la iglesia de La Hiniesta

La monitorización del templo permite el control de las condiciones de temperatura, humedad, luminosidad y control energético

ALICIA PÉREZZAMORA

El Plan Cultural Zamora Románica, en su segunda fase, ha promovido la monitorización de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción en La Hiniesta mediante la colocación de sensores y dispositivos que permiten el control en tiempo real de las condiciones de temperatura, humedad, luminosidad y del consumo energético del templo.

La monitorización, según han informado desde la Junta de Castilla y León, se ha completado con la instalación de sensores de control de xilófagos para evitar la presencia de termitas o carcoma en los bienes muebles y con la colocación de dispositivos que controlan la luminosidad. En este último aspecto, aunque en general las condiciones son óptimas, se registran períodos breves de exposición elevada a la luz, «que deberán ser estudiados con mayor detenimiento y que pueden deberse a la incidencia directa de la luz de las ventanas sobre el retablo y las tallas principales».

Aparentemente el estado de conservación del templo zamorano era adecuado y los datos, tras los primeros meses de monitorización, confirman esta apreciación dado que «los valores de temperatura y humedad se han mantenido dentro de los rangos apropiados».

Según los datos facilitados, el edificio presenta ciertas deficiencias en las cubiertas, así como algunas humedades en el interior que, en principio, no parecen estar afectando al ábside mayor, al lienzo norte ni a sus bienes muebles, según los expertos.

La iglesia cuenta con un retablo mayor de valor destacado y con la imagen de la Virgen de la Hiniesta, de gran importancia cultural y tradicional para la comarca, en torno a la que se celebra la romería anual desde Zamora con el traslado de la Virgen de la Concha.

También existen unas pinturas murales tardogóticas «mal conocidas y semi-ocultas» tras el retablo, enmarcadas en la corriente francesa, cuyo estado de conservación se desconoce y que, por su interés, se considera que deben permanecer preservadas hasta que puedan ser estudiadas y recuperadas.

Fotos

Vídeos