Vecinos de Cerecinos de Campos inician una recogida de firmas contra una macrogranja de porcino

Vecinos de Cerecinos de Campos inician una recogida de firmas contra una macrogranja de porcino
MATTHIAS SCHARDER/ EFE

Defienden que quieren vivir en el pueblo sin sufrir “la contaminación que va a generar en el aire, el agua y la tierra”

ALICIA PÉREZZAMORA

Vecinos de la localidad zamorana de Cerecinos de Campos han iniciado una campaña de recogida de firmas tanto de forma presencial como a través de Internet contra el proyecto de una macrogranja de porcino que ha iniciado ya la empresa Innovaporc, según han informado los promotores de la campaña a través de un comunicado.

Quieren así expresar su rechazo a la instalación que, según denuncian, ya se ha empezado a ejecutar «sin ningún tipo de licencia que avale una construcción que no tiene en la actualidad encaje legal en el ordenamiento urbanístico del municipio», que pertenece a la comarca de Tierra de Campos y que cuenta con casi 300 habitantes.

«Queremos seguir viviendo en nuestro pueblo sin sufrir la contaminación que una granja de más de 3.400 cerdas y 77.000 lechones al año inevitablemente va a generar en el aire, el agua y la tierra», defienden y aseguran que «sobran los ejemplos del impacto ambiental e irreversible que provoca esta actividad en régimen intensivo».

En este sentido, enumeran no solo el desagradable olor que despide el vertido del purín, «que es poco comparado con el peor de los efectos», según sus declaraciones, «el de la sobresaturación de nitratos en la tierra que acaba contaminando los acuíferos».

Y es que apuntan a que de la balsa proyectada y ya construida saldrán más de 17 millones de litros de purín al año con destino a las fincas agrícolas del municipio y de términos vecinos. En el caso del pueblo de Cerecinos, hay que destacar que está parcialmente incluido en la Reserva Natural de las Lagunas de Villafáfila.

Los promotores de la recogida de firmas contra el proyecto aseguran que no es una inversión que genere riqueza y que asiente población. «Explotaciones similares instaladas ya en la provincia reducen a menos de cuatro el número de empleos que, por precarios, acaban incluso abandonando los trabajadores. El modelo de ganadería intensiva que plantea la actividad de esta granja constituye una seria amenaza al sostenimiento de las explotaciones ganaderas familiares que han contribuido a mantener nuestros pueblos», sostienen.

Además, piden a la Junta de Castilla y León y al Ayuntamiento del municipio zamorano que actúen «conforme a la ley», desestimen las autorizaciones que solicite la empresa y tomen las medidas oportunas para «restaurar la legalidad», según han manifestado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos