La DO Toro estrena sede

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, visita la nueva sede del Consejo Regulador de la DO Toro. /EL NORTE
El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, visita la nueva sede del Consejo Regulador de la DO Toro. / EL NORTE

Herrera visita las instalaciones cedidas por la Junta y destaca «la calidad y excelencia» de los vinos de Castilla y León

Alicia Pérez
ALICIA PÉREZ

La Denominación de Origen Toro está de estreno. El Consejo Regulador ha trasladado su sede desde el Palacio de los Condes de Requena de Toro al Centro de Formación Agraria que la Junta de Castilla y León ha cedido a una denominación que este año celebra su 30 aniversario.

El presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, ha visitado hoy las instalaciones y ha destacado «la calidad y excelencia» de los vinos de Castilla y León. Ha asegurado que los vinos de la comunidad se están defendiendo «en un concierto que es complicado« sobre la base de su apuesta por la excelencia y por la calidad. Por este motivo, ha felicitado a los 15.000 viticultores y 650 bodegueros de la región.

Considera que no es casualidad que los vinos acogidos a las 14 denominaciones de origen y figuras de calidad de Castilla y León representen el 25% de los vinos que se consumen en el mercado tradicional y el 29% del mercado de la hostelería.

Esta presencia, que únicamente es superada, según ha explicado, por La Rioja, pone de manifiesto que «aquí se están haciendo muy bien las cosas».

En la comunidad hay 75.000 hectáreas de viñedo. De ellas, 50.000 hectáreas y el 86% de la producción están acogidos a una de las catorce denominaciones de origen o marcas geográficas de calidad. Además, hay 650 bodegas y 19.000 personas que viven directamente del viñedo, concretamente 15.000 viticultores y el resto son trabajadores de las bodegas.

El volumen de negocio anual asciende a 850 millones de euros y se exporta el 20% de la producción, lo que supone 180 millones de euros al año. En 2017 se han recogido 175 millones de kilos de uva, con «una merma importante» frente a los 300 de un año antes, debido a los «graves» daños de la climatología.

Juan Vicente Herrera se ha referido durante su visita al 30 aniversario de la DO Toro, una denominación «de éxito y con éxito» que se hizo realidad en junio de 1987. Tampoco ha olvidado mencionar a uno de los impulsores, el bodeguero Manuel Fariña.

«Hablar de vinos y hablar de Toro es hablar de la historia de la ciudad», ha destacado Herrera. «Los vinos de Toro gozan de prestigio, gozan de buena salud», ha asegurado afirmando que el vino de Toro, basado fundamentalmente en el Tempranillo de la zona, la Tinta de Toro, es «de una extraordinaria calidad y de una gran profesionalidad», y que los enólogos están tratando de dar las respuestas que el mercado está exigiendo.

El presidente de la DO, Felipe Nalda, ha explicado que la Denominación de Origen comenzó en 1987 con siete bodegueros. En los años 90 se compraron más bodegas y llegaron inversiones de otras denominaciones y de otros países. Actualmente, son 63 bodegas.

Ha explicado que el consumo de vino está bajando y que a pesar de que el país es el tercer productor de vino a nivel europeo, están muy por encima Francia e Italia. «Sus consumos bajan algo, pero casi nos triplican, incluso nos cuadruplican en consumo per cápita».

Frente a esto apuestan desde la DO por atraer al público joven hacia un consumo moderado «para degustar, no de botellón», e introducir a los jóvenes en un mundo del vino que, «bebiendo con mesura», lo único que puede dar, según Felipe Nalda, es «gratificaciones y buenos momentos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos