Retirados medios aéreos del incendio de Arribes del Duero por buena evolución

Medios aéreos desplegados para sofocar el incendio de Arribes de Duero / EFE/Mariam A. Montesinos

El incendio permanece activo aunque está estabilizado tras haber quemado desde el sábado más de 3.000 hectáreas , 350 de ellas de encina

EL NORTE

Los medios aéreos que han intervenido en el incendio forestal declarado el pasado fin de semana en la provincia de Zamora, en Arribes del Duero, se han retirado hoy debido a la evolución favorable del fuego, que aún se considera activo aunque estabilizado tras quemar más de 3.000 hectáreas de terreno.

El fuego, que se inició el pasado sábado al mediodía, es el de mayor superficie de los registrados este verano en Castilla y León, según los datos de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente del Gobierno regional.

El incendio se originó en dos focos diferentes en Pino del Oro y Castro de Alcañices, en el entorno del parque natural de Arribes del Duero, y ha quemado terrenos de alto valor paisajístico.

En la jornada de hoy, tras llevar el incendio más de 24 horas sin llama, los medios de extinción han centrado su trabajo en los puntos calientes y en el área perimetral de treinta kilómetros en torno a la que se ha extendido el fuego.

En las últimas horas han trabajado en la zona seis agentes medio ambientales, otros tantos vehículos autobomba, dos retenes de maquinaria, ocho cuadrillas de tierra y dos más que han vigilado la zona durante la última noche.

La ausencia de medios aéreos hoy se debe a la evolución favorable del incendio, en el que el fin de semana intervinieron hasta diez helicópteros y cinco aviones y ayer un helicóptero que refrescó los puntos calientes de las zonas de más difícil acceso de los cañones del Duero y del embalse de Ricobayo afectadas por el incendio.

El fuego, según las estimaciones de la Junta de Castilla y León, ha quemado más de 3.000 hectáreas, de las que 350 son arboladas de encinas y otras cien de otras especies y el resto, en su mayoría, monte bajo y pastos.

La Junta de Castilla y León sospecha que el incendio tuvo origen intencionado y que además los autores lo tenían «muy bien pensado» porque tuvieron en cuenta la dirección del viento y el lugar de inicio para hacer el mayor daño posible, según ha asegurado el delegado territorial de la Junta en Zamora, Alberto Castro.

El fuego quemó el pasado sábado un vehículo autobomba de la Unidad Militar de Emergencias y una nave ganadera en Bermillo de Alba, localidad de la que se ordenó el desalojo aunque los vecinos se negaron en un primer momento a abandonar el pueblo y posteriormente pasó el peligro.

El incendio también causó el pasado sábado por la tarde el corte total al tráfico durante seis horas de un tramo de la carretera Nacional 122, la principal vía de acceso a Portugal desde Zamora, que conecta con la autovía lusa A-IV

Fotos

Vídeos