Los restos óseos encontrados en el embalse de Ricobayo son de una persona desaparecida en 2001

Labores de búsqueda realizadas en el embalse de Ricobayo. / El Norte

Dos pescadores hallaron en el mes de marzo una zapatilla con un calcetín con restos en el interior

Alicia Pérez
ALICIA PÉREZ

Los restos óseos encontrados en el embalse de Ricobayo, en la provincia de Zamora, por dos pescadores pertenecen a una persona que desapareció el 5 de febrero del año 2001.

Es el resultado de la prueba de ADN realizada por el Instituto Nacional de Toxicología, que ha dado positivo al cotejar el ADN de los restos con el de un familiar de la persona desaparecida hace 16 años.

La Guardia Civil tuvo conocimiento el pasado 5 de marzo, “a través de la colaboración ciudadana”, del hallazgo en el pantano de Ricobayo de una zapatilla con un calcetín en cuyo interior había restos óseos.

Los agentes se personaron en el lugar y en una primera inspección ocular, observaron que se trataba de una zapatilla de color blanco de una marca conocida y que en su interior había un calcetín que contenía restos óseos que podían ser humanos.

Además, había otros restos de huesos al lado de la zapatilla y otro calcetín de las mismas características a unos 20 metros.

Ante estos hechos, procedieron a acotar la zona y avisaron al Juzgado de Guardia de Zamora. El levantamiento de los restos fue realizado por los especialistas en Policía Judicial de la Guardia Civil, según han informado en una nota de prensa.

Labores de búsqueda realizadas en el embalse de Ricobayo. / El Norte

Los restos fueron trasladados al Instituto Nacional de Toxicología para la posible obtención del perfil de ADN.

Durante el presente mes de agosto, el Instituto Nacional de Toxicología ha emitido informe positivo de la identificación mediante ADN, ya que coincide el de los restos óseos hallados con el de un familiar de la persona desaparecida en febrero de 2001.

En el comunicado, la Comandancia de Zamora ha explicado que se tuvo conocimiento de la desaparición de una persona en las inmediaciones de la presa de Ricobayo el 5 de febrero de 2001.

«De inmediato», se estableció un dispositivo de búsqueda en el que participaron unidades de la Comandancia y personal civil «sin poder obtener resultado positivo».

El 6 de febrero se trasladó hasta el lugar de los hechos el Geas, Equipo de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil, con base en Valladolid.

La búsqueda, según han recordado, se prorrogó durante tres días seguidos en los que fue casi imposible la inmersión por las condiciones meteorológicas adversas en ese momento. Por este motivo, la búsqueda se realizó básicamente desde la embarcación “no obteniendo resultado positivo”.

Nuevamente durante los días 13, 14 y 15 de febrero de 2001, el Equipo Geas continuó con las labores de búsqueda, pero fue imposible realizar inmersiones, por lo que se procedió a realizar rastreos en barca, revisando las orillas del pantano y participando en estas labores también personal de Protección Civil.

Posteriormente, se realizan rastreos aguas abajo de la presa ante la posibilidad de que el cuerpo hubiese pasado hacia esta zona al encontrarse las compuertas abiertas.

La búsqueda, que había continuado por parte de diferentes unidades de la Comandancia, resultó nuevamente infructuosa.

Mientras tanto los equipos de investigación de la Guardia Civil realizaban labores de investigación con la finalidad de dar con el paradero de la persona desaparecida.

Se continuó con las labores de búsqueda e investigación y en el verano de 2001, a las sumersiones realizadas por el Geas, se sumó la utilización de un robot con el que se realizaron inmersiones diarias y mucho más largas durante 8 días.

En la primavera de 2002 se efectuaron reconocimientos con una cámara pocera, con 60 intervenciones durante un mes, sin que se pudiera obtener un resultado positivo, “a pesar del esfuerzo y empeño de los miembros del Cuerpo durante todo este tiempo”.

Durante periodos posteriores por parte del Geas se realizaron reconocimientos en la zona del embalse, principalmente durante finales del año 2014, “desgraciadamente con el mismo resultado negativo”.

Fotos

Vídeos