Pacientes de diabetes forman a otros enfermos para que sepan cómo manejar la enfermedad

Pacientes de diabetes forman a otros enfermos para que sepan cómo manejar la enfermedad
Henar Sastre

La Federación de Diabéticos pide más educadores para las 200.000 personas que tienen esta patología en Castilla y León

ALICIA PÉREZZAMORA

Son lo que se llama pacientes activos, enfermos de diabetes tipo 2, la que aparece en la edad adulta, que forman a otros pacientes para que conozcan su rol en el cuidado de la salud y sean proactivos en el manejo de la enfermedad. El paciente activo se encarga de formar a otros pacientes en talleres sobre aspectos de su día a día como la alimentación, el ejercicio físico y el tratamiento. Lo hace además desde el enfoque de una persona que padece la misma enfermedad, que conoce la diabetes y que es capaz de controlarla y de disfrutar de una buena calidad de vida.

La Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León ha desarrollado en los últimos años el Proyecto de Paciente Activo en Diabetes Tipo 2, que es una referencia a nivel internacional en el ámbito de la formación a pacientes afectados por enfermedades crónicas.

Enfermeras o educadores forman a estos pacientes después de que ellos hayan recibido la formación. Es el primero de los pasos. Después, los pacientes activos se encargan de formar a otros enfermos, siempre con la supervisión de personal sanitario.

La iniciativa tiene como objetivo potenciar el rol del paciente como principal responsable del cuidado de su salud, según la información facilitada desde la Consejería de Sanidad. Además, pretende fomentar el autocuidado y formar sobre conductas saludables y positivas. Para ello, se utiliza el apoyo entre iguales, pero con el asesoramiento y la supervisión de los profesionales sanitarios.

El proyecto toma como referencia el Programa Paciente Experto de la Universidad de los Pacientes, que sigue el modelo desarrollado por el ‘Patient Education Research Center’ de la Universidad de Standford.

Desde la Federación de Asociaciones de Diabéticos de Castilla y León (FADCyL) valoran de forma positiva el proyecto. «Me parece muy buena idea porque el paciente es el que mejor puede decirle al otro paciente porque lo vive en su propia carne», ha asegurado la presidenta, Belén Bernal, en el día en el que se conmemora el Día Mundial de la Diabetes.

Sin embargo, desde la entidad regional piden más educadores en diabetes y su presencia en todos los hospitales de Castilla y León y en los centros de salud, ya que es en Atención Primaria donde más diabéticos tipo 2 se atienden. Una buena educación diabetológica es fundamental para las personas que tienen esta patología e incluso para prevenirla o para evitar complicaciones, según asegura la presidenta de la Federación regional.

Mejor calidad de vida

«Cuanto más sepa la persona con diabetes de su enfermedad y mejor se controle, mejor calidad de vida va a tener y menos problemas», afirma e incide en que una persona con diabetes bien educada y controlada puede hacer una vida exactamente igual que una persona no diabética.

En Castilla y León hay unas 200.000 personas con diabetes. La diabetes tipo 2, que aparece en la edad adulta, se referencia a partir de los 14 años y en la comunidad hay 158.432 casos, con una prevalencia del 7,56%, según los datos facilitados por la Consejería de Sanidad.

La diabetes tipo 1 puede aparecer a cualquier edad, incluso en recién nacidos. Hay 15.165 casos en la región, con una prevalencia del 0,64%.

Los cuidados de una enfermedad en la que el paciente «tiene que autocontrolarse» se centran en tres pilares: tratamiento, alimentación y ejercicio físico, y los tres tienen que estar equilibrados. «Los pacientes tienen que saber qué hacer con las cifras de su glucemia, tener una alimentación equilibrada y adecuada a las calorías que necesitan, ponerse la medicación y tener adherencia al tratamiento y hacer ejercicio físico», explican desde la Federación.

La entidad que representa a estas 200.000 personas demanda también formación para que los profesionales sanitarios sepan informar a los pacientes y que haya enfermeras en los colegios para los niños con diabetes.

Denuncia además la entidad de Castilla y León que existe discriminación laboral, incluso con profesiones «vetadas a las personas con diabetes».

Fotos

Vídeos