El derribo de dos edificios permite despejar un nuevo tramo de la muralla de Zamora

El concejal Romualdo Fernández y el alcalde de Zamora, Francisco Guarido, durante la visita a los trabajos de derribo de dos edificios en la avenida de la Feria. / EL NORTE

El Ayuntamiento quiere crear en la avenida de la Feria una zona de paseo que atraiga turismo

ALICIA PÉREZZAMORA

El derribo de dos edificios de la avenida de la Feria de Zamora ha permitido despejar un nuevo tramo de la muralla medieval en una zona de la ciudad en la que se suman de esta forma 200 metros lineales de fortificación medieval liberados de edificaciones entre el número 11 y el 37 de la vía.

Son los edificios de los números 17 y 19 en los que actualmente se llevan a cabo los trabajos de derribo, que comenzaron con el vaciado interior y el desmantelamiento manual del tejado. El alcalde de Zamora, Francisco Guarido, y el concejal de Obras y Medio Ambiente, Romualdo Fernández, han visitado hoy las labores de derribo en un frente de fachada de 11 metros y una superficie edificada de 150 metros sobre una parcela de unos 300 metros cuadrados.

El alcalde ha explicado que el objetivo es hacer de este espacio despejado en la avenida de la Feria «una zona restaurada, limpia, con un buen ajardinamiento en el futuro, de paseo y que nos pueda valer para atraer y promover turismo».

La inversión total del equipo de Gobierno en expropiaciones y derribo de edificaciones adosadas a la muralla alcanza los 800.000 euros. Por la expropiación de estas dos últimas edificaciones se pagaron 21.000 y 71.000 euros, y el derribo además tiene un coste de unos 8.000 euros, lo que suma un total de 100.000 euros para esta actuación.

Durante la visita, Francisco Guarido ha anunciado que la siguiente actuación será ensanchar la acera en este tramo de 200 metros para que los ciudadanos puedan pasear y admirar la muralla, y soterrar el colector que divide las dos zonas y que está adosado al muro. Para ello, será necesario contar con el permiso de la Comisión Territorial de Patrimonio.

Además, este tramo ya despejado de edificaciones será objeto del máster universitario ‘Diagnóstico e Intervención sobre el Patrimonio Histórico’, dirigido por el profesor José Luis Campano, de la Universidad de Salamanca, quien ya realizó el año pasado el máster pero centrado en el lienzo de la zona de San Bartolomé. El estudio analizará las patologías de la fortificación medieval y facilitará, según ha explicado Guarido, conocer en qué zonas es más necesaria una restauración por parte del Estado, propietario del Bien de Interés Cultural.

Los próximos derribos que pretenden ejecutarse el próximo año afectarán a los inmuebles de la bajada de San Martín 2, que tiene tejado de uralita por lo que debe ser retirado por una empresa especializada, y del número 11, el edificio de mayor envergadura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos