Fin a 60 años de negación de la talidomida

Hospital Clínico Universitario de Valladolid. /Rodrigo Jiménez
Hospital Clínico Universitario de Valladolid. / Rodrigo Jiménez

La nueva unidad de diagnóstico permite hacer en una mañana todas las pruebas a los afectados

ALICIA PÉREZZAMORA

Tan solo una mañana de pruebas médicas y los afectados por la talidomida en Castilla y León, se cree que son en torno a medio centenar de personas, tendrán respuesta a muchas interrogaciones que se han hecho durante toda su vida, además de poder optar a las indemnizaciones y prestaciones que tendrá que habilitar el Estado. Es la talidomida un medicamento que se comercializó para controlar los vómitos de las mujeres embarazadas y que provocó que sus bebés nacieran con graves malformaciones en las extremidades en el periodo comprendido entre el 1 de enero de 1955 y el 31 de diciembre de 1985.

En base a un acuerdo del Congreso de los Diputados, la Gerencia Regional de Salud ha iniciado el proceso para la valoración clínica y el reconocimiento oficial de estas personas, que pueden solicitar este estudio hasta el 19 de julio.

El trabajo ya ha comenzado en la nueva Unidad de Diagnóstico de Afectados por la Talidomida de Castilla y León. La consulta está ubicada en la novena planta oeste del Hospital Clínico Universitario de Valladolid. Es allí donde el responsable de la unidad, el genetista clínico Juan José Tellería, recibe a los pacientes después de que se hayan realizado las pruebas. Es el encargado de elaborar el historial y un informe provisional, y de enviar todos los datos al Instituto de Salud Carlos III de Madrid. El nuevo servicio se ha configurado como una unidad de alta resolución, lo que permite que en una sola mañana se hagan todas las pruebas al paciente. Explica Tellería que se ha hecho así para buscar la comodidad de las personas que llegan desde las diferentes provincias de la comunidad.

El primer paso para las personas que crean que pueden estar afectadas por la talidomida es rellenar el formulario de solicitud que hay en la página http://talidomida.isciii.es/ y enviarlo a la Unidad del Hospital Clínico de Valladolid. El paciente será citado si presenta anomalías congénitas potencialmente compatibles con embriopatía por talidomida, tiene nacionalidad española y nació entre el 1 de enero de 1955 y el 31 de diciembre de 1985.

«El estudio es complejo en el sentido de que hay que valorar varios aspectos, porque son mucho más evidentes siempre las malformaciones externas y además más frecuentes, pero los pacientes con esta patología a veces también tienen malformaciones internas, que hay que verlas también», explica el coordinador de la Unidad de Diagnóstico de Afectados por la Talidomida de Castilla y León.

El día de la citación, el recorrido por el Hospital Clínico comenzará a las 8:00 horas en el laboratorio de análisis, donde se les hace una extracción de sangre destinada a dos estudios genéticos que se realizarán en el Instituto de Investigación Biomédica de Salamanca (IBSAL).

Las pruebas continúan en las consultas del oftalmólogo y del otorrino y además, se hace una ecografía abdominal y renal, y un estudio cardiológico con una ecografía y una ecocardiografía. De forma previa, se pide a los pacientes que aporten toda la documentación e información que tengan, como informes médicos previos, justificantes que puedan tener de la toma del medicamento y fotografías antiguas. El paciente llegará a la consulta de Juan José Tellería, sobre las 12:00 horas donde le hará unas encuestas y una exploración.

Con toda esta información, el responsable de la unidad elaborará un informe provisional sobre si se entiende que la patología del paciente está asociada a la talidomida o no, que tendrá que ser validado después por el Comité Científico-Técnico creado a nivel nacional, que será el encargado de emitir el informe definitivo con el asesoramiento de especialistas de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Las personas con informe positivo entrarán en el Registro de Afectados por Embriopatía por Talidomida del Instituto de Salud Carlos III y, según un acuerdo parlamentario, podrán acceder a indemnizaciones en base a una tabla de valoración de discapacidad, al pago de prestaciones o a que se les faciliten tratamientos rehabilitadores y ortoprotésicos.

«Llevan tantos años peleando por esto, que, por una vez, tienen la sensación de que por fin les han hecho caso. Es una gente encantadora, de verdad», destaca el doctor Tellería Orriols sobre los pacientes que han pasado por su consulta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos