La Junta invertirá 30 millones de euros en infraestructuras agrarias y regadíos en Zamora

  • La consejera presenta el mapa de infraestructuras agrarias de la provincia, que en Castilla y León supondrá 610 millones

La Consejería de Agricultura y Ganadería invertirá 30 millones de euros en infraestructuras agrarias y regadíos en Zamora para hacer más rentable y competitivo el campo zamorano. Así lo ha asegurado la consejera, Milagros Margos, en una jornada de trabajo en la que explicó el mapa de infraestructuras agrarias de la provincia, una planificación que en Castilla y León contará con una inversión total de 610 millones de euros.

Busca el mapa regional mejorar la productividad y la competitividad de las explotaciones agrarias del campo de Castilla y León, favorecer el desarrollo económico y fijar población en el medio rural, y reducir el impacto ambiental de la agricultura y la ganadería, según explicó la consejera.

El mapa plantea en Zamora actuaciones en 36.100 hectáreas que beneficiarán a 1.760 explotaciones. Consistirán en mejoras en concentraciones parcelarias y en modernización de regadíos. Concretamente, en infraestructuras rurales se invertirán más de 9,4 millones de euros para adecuar caminos, accesos, desagües y otras instalaciones en 33.958 hectáreas de las zonas de concentración parcelaria de una veintena de localidades. Con estas actuaciones, en la provincia de Zamora se llegará hasta el 85% de la superficie concentrable.

En la modernización de regadío, para la que está prevista una inversión superior a los 20,5 millones de euros y que se centrará en el Canal de San José, se mejorará la competitividad y la rentabilidad de 2.181 hectáreas. Alcanzará así la modernización de los regadíos al 83% de la provincia.

Esta planificación estratégica responde a una serie de indicadores. En este sentido, hay que destacar que en las zonas en las que hay regadío la productividad por hectárea es hasta tres veces superior, con una productividad de 900 euros frente a los 300 euros de una hectárea de secano. Esto influye también en el desarrollo económico y la fijación de población, según el estudio elaborado por técnicos de la Consejería que determina que en las zonas modernizadas y concentradas hay hasta un 40% más de población y de incorporación de jóvenes en las nuevas solicitudes de incorporación al campo.

"Avanzar en esos caminos rurales, en esos desagües, en esa concentración y en la modernización de regadíos llevará precisamente aparejado más empleo y más desarrollo en nuestros pueblos", afirmó Milagros Marcos. A esto sumó los ahorros de un 20% en consumo de agua y de un 30% en productos fitosanitarios, lo que influye también en que haya un menor impacto ambiental y que los agricultores y ganaderos tengan menos gastos en productos y consumo de agua.

"No podemos incidir en los precios, no es legal, pero sí trabajar para que podamos reducir los costes de producción", defendió la consejera de Agricultura y Ganadería.